Información

¿Cuál es el primer ejemplo de una embajada permanente?


En todos los relatos que he leído, cuando los grandes imperios del Mediterráneo antiguo necesitaban hablar entre sí, enviado un embajador o un mensajero. Como en, alguien del país A trajo un mensaje al país B y luego regresó a casa. Por supuesto, en los tiempos modernos, la mayoría de las naciones importantes tienen embajadas permanentes dentro de las capitales (u otras ciudades) de otras naciones, de modo que hay (por ejemplo) un embajador británico listo en Washington D.C. en caso de que se requiera alguna conversación británica / estadounidense.

¿Cuál es el primer ejemplo de esto? ¿Hubo un edificio o una casa de un egipcio prominente que viviera en Roma durante la época de la República, sirviendo como representante del faraón? ¿Carlomagno tenía presencia permanente en Bizancio o Felipe II en Inglaterra?

¿Cuál es el primer ejemplo de dos naciones soberanas que tienen oficinas permanentes y permanentes dentro de los territorios de la otra con el propósito de mantener un contacto diplomático continuo?


Aunque llego tarde a la fiesta ya que no hay respuesta aceptada intentaré dar la mía. Hay dos casos que creo que podrían responder a la pregunta.

En las antiguas ciudades-estado griegas había proxenoi. Eran ciudadanos de su respectiva ciudad, pero tenían relaciones amistosas con otra ciudad-estado y cumplían algunas de las funciones que hoy se encuentran en la jurisdicción de una embajada. Además, este cargo era hereditario en la familia. De la página de Wikipedia sobre proxenos:

Un proxenos usaría cualquier influencia que tuviera en su propia ciudad para promover políticas de amistad o alianza con la ciudad que voluntariamente representaba. Por ejemplo, Cimón fue el apoderado de Esparta en Atenas y durante su período de prominencia en la política ateniense, anterior al estallido de la Primera Guerra del Peloponeso, abogó firmemente por una política de cooperación entre los dos estados. Se sabía que Cimón amaba tanto a Esparta que nombró a uno de sus hijos Lacedemonio.

El segundo ejemplo que encontré fue el de los agentes papales estacionados en Constantinopla en el siglo VIII d.C., aunque se puede debatir si los Estados Pontificios constituían un estado soberano en ese momento. La fuente relevante se puede encontrar aquí:

Originalmente, los diplomáticos eran enviados solo para negociaciones específicas y regresarían inmediatamente después de que concluyera su misión. Los diplomáticos solían ser parientes de la familia gobernante o de muy alto rango para darles legitimidad cuando buscaban negociar con el otro estado. Una excepción notable involucró la relación entre el Papa y el Emperador Bizantino. Los agentes papales, llamados apocrisiarii, residían permanentemente en Constantinopla. Sin embargo, después del siglo VIII, los conflictos entre el Papa y el Emperador (como la controversia iconoclasta) llevaron a la ruptura de estos estrechos lazos.

Después de esos 2 ejemplos, la próxima embajada establecida permanentemente se encuentra en la Italia del Renacimiento.

Los orígenes de la diplomacia moderna se remontan a menudo a los estados del norte de Italia a principios del Renacimiento, y las primeras embajadas se establecieron en el siglo XIII. Milán jugó un papel de liderazgo, especialmente bajo Francesco Sforza, quien estableció embajadas permanentes en las otras ciudades-estados del norte de Italia. Fue en Italia donde comenzaron muchas de las tradiciones de la diplomacia moderna, como la presentación de las credenciales de un embajador al jefe de estado.


Las cartas de Amarna y otros documentos asociados indican la existencia de embajadas permanentes en Egipto en el siglo XIV a. C.

Por cuestiones prácticas, siempre ha sido la práctica exigir rehenes entre los estados en tensión. Por ejemplo, un rey enviará a su hijo a ser rehén en la corte del otro rey. Este hijo actúa como una especie de embajada. Esta práctica puede considerarse primordial.


¿Cuál es el primer ejemplo de una embajada permanente? - Historia


Un bosquejo de la historia estadounidense

En el apogeo de la Edad del Hielo, entre el 34.000 y el 30.000 a.C., gran parte del agua del mundo estaba contenida en vastas capas de hielo continentales. Como resultado, el mar de Bering estaba cientos de metros por debajo de su nivel actual, y surgió un puente terrestre, conocido como Beringia, entre Asia y América del Norte. En su apogeo, se cree que Beringia tenía unos 1.500 kilómetros de ancho. Una tundra húmeda y sin árboles, estaba cubierta de pastos y plantas, lo que atraía a los animales grandes que los primeros humanos cazaban para sobrevivir.

Es casi seguro que las primeras personas que llegaron a América del Norte lo hicieron sin saber que habían cruzado a un nuevo continente. Habrían estado siguiendo la caza, como lo habían hecho sus antepasados ​​durante miles de años, a lo largo de la costa de Siberia y luego a través del puente terrestre.

Una vez en Alaska, a estos primeros norteamericanos les tomaría miles de años más abrirse camino a través de las aberturas de los grandes glaciares al sur de lo que hoy es Estados Unidos. Se siguen encontrando pruebas de la vida temprana en América del Norte. Sin embargo, es poco lo que se puede fechar de forma fiable antes del 12.000 a. C. un descubrimiento reciente de un puesto de observación de caza en el norte de Alaska, por ejemplo, puede ser de casi esa época. También pueden hacerlo las puntas de lanza finamente elaboradas y los artículos que se encuentran cerca de Clovis, Nuevo México.

Se han encontrado artefactos similares en sitios a lo largo de América del Norte y del Sur, lo que indica que la vida probablemente ya estaba bien establecida en gran parte del hemisferio occidental en algún momento antes del 10,000 a. C.

Alrededor de ese tiempo, el mamut comenzó a extinguirse y el bisonte tomó su lugar como fuente principal de alimento y pieles para estos primeros norteamericanos. Con el tiempo, a medida que desaparecieron más y más especies de caza mayor, ya sea por caza excesiva o por causas naturales, las plantas, las bayas y las semillas se convirtieron en una parte cada vez más importante de la dieta estadounidense primitiva. Poco a poco, aparecieron la búsqueda de alimentos y los primeros intentos de agricultura primitiva. Los indios de lo que hoy es el centro de México abrieron el camino, cultivando maíz, calabaza y frijoles, quizás ya en el año 8.000 a. C. Lentamente, este conocimiento se extendió hacia el norte.

Hacia el 3000 a.C., se cultivaba un tipo primitivo de maíz en los valles fluviales de Nuevo México y Arizona. Entonces empezaron a aparecer los primeros signos de irrigación y, para el año 300 a.C., los primeros signos de la vida del pueblo.

En los primeros siglos d.C., los Hohokum vivían en asentamientos cerca de lo que ahora es Phoenix, Arizona, donde construyeron canchas de pelota y montículos piramidales que recuerdan a los que se encuentran en México, así como un canal y un sistema de riego.

CONSTRUCTORES DE MONTONES Y PUEBLOS

El primer grupo indio que construyó montículos en lo que ahora es Estados Unidos se llama a menudo Adenans. Comenzaron a construir cementerios y fortificaciones de tierra alrededor del año 600 a. C. Algunos montículos de esa época tienen forma de pájaros o serpientes, y probablemente sirvieron para propósitos religiosos que aún no se comprenden completamente.

Los Adenans parecen haber sido absorbidos o desplazados por varios grupos conocidos colectivamente como Hopewellians. Uno de los centros más importantes de su cultura se encontró en el sur de Ohio, donde aún permanecen los restos de varios miles de estos montículos. Considerados grandes comerciantes, los Hopewellianos utilizaron e intercambiaron herramientas y materiales en una amplia región de cientos de kilómetros.

Alrededor del año 500 d.C., los Hopewellianos también desaparecieron, dando paso gradualmente a un amplio grupo de tribus generalmente conocidas como Mississippians o la cultura Temple Mound. Se cree que una ciudad, Cahokia, al este de St. Louis, Missouri, tenía una población de aproximadamente 20.000 habitantes en su apogeo a principios del siglo XII. En el centro de la ciudad se alzaba un enorme montículo de tierra, aplanado en la parte superior, que tenía 30 metros de altura y 37 hectáreas en la base. Cerca de allí se han encontrado otros ochenta montículos.

Ciudades como Cahokia dependían de una combinación de caza, búsqueda de alimentos, comercio y agricultura para su alimentación y suministros. Influenciados por las sociedades prósperas del sur, evolucionaron hacia sociedades jerárquicas complejas que tomaban esclavos y practicaban sacrificios humanos.

En lo que ahora es el suroeste de los Estados Unidos, los anasazi, antepasados ​​de los indios hopi modernos, comenzaron a construir pueblos de piedra y adobe alrededor del año 900. Estas estructuras de apartamentos únicas y sorprendentes a menudo se construían a lo largo de los acantilados más famosos, el " Cliff Palace "de Mesa Verde, Colorado, tenía más de 200 habitaciones. Otro sitio, las ruinas de Pueblo Bonito a lo largo del río Chaco de Nuevo México, alguna vez contuvo más de 800 habitaciones.

Quizás el más rico de los indios americanos precolombinos vivía en el noroeste del Pacífico, donde la abundancia natural de pescado y materias primas hizo posible el suministro de alimentos en abundancia y aldeas permanentes ya en el año 1000 a. C. La opulencia de sus reuniones de "potlatch" sigue siendo un estándar de extravagancia y festividad probablemente incomparable en la historia temprana de Estados Unidos.

La América que recibió a los primeros europeos estaba, por tanto, lejos de ser un desierto vacío. Ahora se cree que en ese momento vivía tanta gente en el hemisferio occidental como en Europa occidental: unos 40 millones.

Las estimaciones del número de nativos americanos que vivían en lo que ahora es Estados Unidos al inicio de la colonización europea oscilan entre dos y 18 millones, y la mayoría de los historiadores tienden a la cifra más baja. Lo cierto es el efecto devastador que la enfermedad europea tuvo sobre la población indígena prácticamente desde el momento del contacto inicial. La viruela, en particular, devastó comunidades enteras y se cree que fue una causa mucho más directa del descenso precipitado de la población india en el siglo XVII que las numerosas guerras y escaramuzas con los colonos europeos.

Las costumbres y la cultura indias de la época eran extraordinariamente diversas, como era de esperar, dada la extensión del territorio y los diversos entornos a los que se habían adaptado. Sin embargo, son posibles algunas generalizaciones.

La mayoría de las tribus, particularmente en la región boscosa del este y el Medio Oeste, combinaron aspectos de la caza, la recolección y el cultivo de maíz y otros productos para su suministro de alimentos. En muchos casos, las mujeres eran responsables de la agricultura y la distribución de alimentos, mientras que los hombres cazaban y participaban en la guerra.

Según todos los informes, la sociedad india en América del Norte estaba estrechamente ligada a la tierra. La identificación con la naturaleza y los elementos era parte integral de las creencias religiosas. La vida india estaba esencialmente orientada al clan y en comunidad, y los niños tenían más libertad y tolerancia de lo que era la costumbre europea de la época.

Aunque algunas tribus norteamericanas desarrollaron un tipo de jeroglíficos para preservar ciertos textos, la cultura india fue principalmente oral, con un alto valor en el recuento de cuentos y sueños. Claramente, hubo una gran cantidad de comercio entre varios grupos y existe una fuerte evidencia de que las tribus vecinas mantuvieron relaciones extensas y formales, tanto amistosas como hostiles.

Los primeros europeos en llegar a América del Norte, al menos los primeros de los que hay pruebas sólidas, fueron los nórdicos, que viajaban hacia el oeste desde Groenlandia, donde Erik el Rojo había fundado un asentamiento alrededor del año 985. En 1001 se cree que su hijo Leif haber explorado la costa noreste de lo que hoy es Canadá y haber pasado al menos un invierno allí.

Si bien las sagas nórdicas sugieren que los marineros vikingos exploraron la costa atlántica de América del Norte hasta las Bahamas, tales afirmaciones siguen sin probarse. Sin embargo, en 1963, las ruinas de algunas casas nórdicas que datan de esa época fueron descubiertas en L'Anse-aux-Meadows en el norte de Terranova, lo que respalda al menos algunas de las afirmaciones que hacen las sagas nórdicas.

En 1497, solo cinco años después de que Cristóbal Colón aterrizara en el Caribe en busca de una ruta occidental a Asia, un marinero veneciano llamado John Cabot llegó a Terranova en una misión para el rey británico. Aunque se olvidó con bastante rapidez, el viaje de Cabot fue más tarde para proporcionar la base para las reclamaciones británicas sobre América del Norte. También abrió el camino a los ricos caladeros de George's Banks, a los que los pescadores europeos, en particular los portugueses, pronto hicieron visitas regulares.

Colón, por supuesto, nunca vio los Estados Unidos continentales, pero las primeras exploraciones de los Estados Unidos continentales se iniciaron desde las posesiones españolas que él ayudó a establecer. El primero de ellos tuvo lugar en 1513 cuando un grupo de hombres al mando de Juan Ponce de León desembarcó en la costa de Florida cerca de la actual ciudad de San Agustín.

Con la conquista de México en 1522, los españoles solidificaron aún más su posición en el hemisferio occidental. Los descubrimientos que siguieron se sumaron al conocimiento de Europa de lo que ahora se llamaba América, en honor al italiano Amerigo Vespucci, quien escribió un relato muy popular de sus viajes a un "Nuevo Mundo". En 1529 se habían elaborado mapas fiables de la costa atlántica desde Labrador hasta Tierra del Fuego, aunque pasaría más de un siglo antes de que se abandonara por completo la esperanza de descubrir un "Pasaje del Noroeste" hacia Asia.

Entre las primeras exploraciones españolas más importantes se encontraba la de Hernando De Soto, un conquistador veterano que había acompañado a Francisco Pizzaro durante la conquista del Perú. Dejando La Habana en 1539, la expedición de De Soto aterrizó en Florida y recorrió el sureste de los Estados Unidos hasta el río Mississippi en busca de riquezas.

Otro español, Francisco Coronado, partió de México en 1540 en busca de las míticas Siete Ciudades de Cibola. Los viajes de Coronado lo llevaron al Gran Cañón y Kansas, pero no revelaron el oro o el tesoro que buscaban sus hombres.

Sin embargo, el partido de Coronado dejó a los pueblos de la región un regalo extraordinario, aunque no intencionado: suficientes caballos escaparon de su partido para transformar la vida en las Grandes Llanuras. En unas pocas generaciones, los indios de las llanuras se habían convertido en maestros de la equitación, ampliando enormemente el alcance y el alcance de sus actividades.

Mientras los españoles avanzaban desde el sur, la parte norte de los actuales Estados Unidos se estaba revelando lentamente a través de los viajes de hombres como Giovanni da Verrazano. Verrazano, un florentino que navegó para los franceses, tocó tierra en Carolina del Norte en 1524, luego navegó hacia el norte a lo largo de la costa atlántica pasando lo que ahora es el puerto de Nueva York.

Una década más tarde, el francés Jacques Cartier zarpó con la esperanza, como los otros europeos antes que él, de encontrar un pasaje marítimo a Asia. Las expediciones de Cartier a lo largo del río San Lorenzo sentaron las bases de las reclamaciones francesas sobre América del Norte, que durarían hasta 1763.

Tras el colapso de su primera colonia de Quebec en la década de 1540, los hugonotes franceses intentaron asentarse en la costa norte de Florida dos décadas más tarde. Los españoles, viendo a los franceses como una amenaza para su ruta comercial a lo largo de la Corriente del Golfo, destruyeron la colonia en 1565. Irónicamente, el líder de las fuerzas españolas, Pedro Menéndez, pronto establecería una ciudad no muy lejos: San Agustín. Fue el primer asentamiento europeo permanente en lo que se convertiría en Estados Unidos.

La gran riqueza que se vertió en España desde las colonias de México, el Caribe y Perú despertó un gran interés por parte de las demás potencias europeas. Con el tiempo, las naciones marítimas emergentes como Inglaterra, atraídas en parte por las exitosas incursiones de Francis Drake en los barcos del tesoro españoles, comenzaron a interesarse por el Nuevo Mundo.

En 1578, Humphrey Gilbert, autor de un tratado sobre la búsqueda del Paso del Noroeste, recibió una patente de la reina Isabel para colonizar las "tierras paganas y bárbaras" en el Nuevo Mundo que otras naciones europeas aún no habían reclamado. Pasarían cinco años antes de que pudieran comenzar sus esfuerzos. Cuando se perdió en el mar, su medio hermano, Walter Raleigh, asumió la misión.

En 1585 Raleigh estableció la primera colonia británica en América del Norte, en la isla Roanoke frente a la costa de Carolina del Norte. Más tarde fue abandonado, y un segundo esfuerzo dos años más tarde también resultó un fracaso. Pasarían 20 años antes de que los británicos volvieran a intentarlo. Esta vez, en Jamestown en 1607, la colonia triunfaría y América del Norte entraría en una nueva era.

A principios del siglo XVII se produjo el comienzo de una gran ola de emigración de Europa a América del Norte. A lo largo de más de tres siglos, este movimiento pasó de un goteo de unos pocos cientos de colonos ingleses a una avalancha de millones de recién llegados. Impulsados ​​por poderosas y diversas motivaciones, construyeron una nueva civilización en la parte norte del continente.

Los primeros inmigrantes ingleses a lo que hoy es Estados Unidos cruzaron el Atlántico mucho después de que se establecieran prósperas colonias españolas en México, las Indias Occidentales y América del Sur. Como todos los primeros viajeros al Nuevo Mundo, llegaron en barcos pequeños y abarrotados. Durante sus viajes de seis a 12 semanas, vivían con raciones escasas. Muchos murieron de enfermedades, los barcos a menudo fueron golpeados por tormentas y algunos se perdieron en el mar.

La mayoría de los emigrantes europeos abandonaron sus países de origen para escapar de la opresión política, para buscar la libertad de practicar su religión o para la aventura y las oportunidades que se les niegan en casa. Entre 1620 y 1635, las dificultades económicas asolaron Inglaterra. Mucha gente no pudo encontrar trabajo. Incluso los artesanos expertos podían ganar poco más que la vida. Los malos rendimientos de los cultivos se sumaron a la angustia. Además, la Revolución Industrial había creado una floreciente industria textil, que exigía un suministro cada vez mayor de lana para mantener los telares en funcionamiento. Los terratenientes cercaron las tierras de cultivo y desalojaron a los campesinos en favor del cultivo de ovejas. La expansión colonial se convirtió en una salida para esta población campesina desplazada.

El primer vistazo de los colonos a la nueva tierra fue una vista de densos bosques. Es posible que los colonos no hubieran sobrevivido si no hubiera sido por la ayuda de los indios amigos, que les enseñaron a cultivar plantas nativas: calabaza, calabacín, frijoles y maíz. Además, los vastos bosques vírgenes, que se extienden por casi 2.100 kilómetros a lo largo de la costa este, resultaron ser una rica fuente de caza y leña. También proporcionaron abundante materia prima para la construcción de viviendas, muebles, barcos y rentables cargas para la exportación.

Aunque el nuevo continente estaba notablemente dotado de naturaleza, el comercio con Europa era vital para los artículos que los colonos no podían producir. La costa sirvió bien a los inmigrantes. Toda la longitud de la costa proporcionaba innumerables ensenadas y puertos. Solo dos áreas, Carolina del Norte y el sur de Nueva Jersey, carecían de puertos para embarcaciones oceánicas.

Majestuosos ríos, el Kennebec, Hudson, Delaware, Susquehanna, Potomac y muchos otros, unían tierras entre la costa y los Apalaches con el mar. Sin embargo, solo un río, el San Lorenzo, dominado por los franceses en Canadá, ofrecía un paso de agua a los Grandes Lagos y al corazón del continente. Los densos bosques, la resistencia de algunas tribus indígenas y la formidable barrera de los Apalaches desalentaron el asentamiento más allá de la llanura costera. Solo los tramperos y comerciantes se aventuraban en el desierto. Durante los primeros cien años, los colonos construyeron sus asentamientos de forma compacta a lo largo de la costa.

Las consideraciones políticas influyeron en muchas personas para que se mudaran a Estados Unidos. En la década de 1630, el gobierno arbitrario de Carlos I de Inglaterra impulsó la migración al Nuevo Mundo. La posterior revuelta y el triunfo de los oponentes de Charles bajo Oliver Cromwell en la década de 1640 llevaron a muchos caballeros - "hombres del rey" - a echar su suerte en Virginia. En las regiones de habla alemana de Europa, las políticas opresivas de varios pequeños príncipes, particularmente en lo que respecta a la religión, y la devastación causada por una larga serie de guerras ayudaron a engrosar el movimiento hacia Estados Unidos a fines del siglo XVII y XVIII.

La llegada de los colonos en el siglo XVII implicó una cuidadosa planificación y gestión, así como considerables gastos y riesgos. Los colonos tuvieron que ser transportados casi 5.000 kilómetros a través del mar. Necesitaban utensilios, ropa, semillas, herramientas, materiales de construcción, ganado, armas y municiones.

En contraste con las políticas de colonización de otros países y otros períodos, la emigración de Inglaterra no fue patrocinada directamente por el gobierno sino por grupos privados de individuos cuyo principal motivo era el lucro.

La primera de las colonias británicas que se estableció en América del Norte fue Jamestown. Sobre la base de una carta que el rey Jaime I otorgó a la Compañía de Virginia (o Londres), un grupo de unos 100 hombres partió hacia la bahía de Chesapeake en 1607. Buscando evitar conflictos con los españoles, eligieron un sitio a unos 60 kilómetros por el río James desde la bahía.

Compuesto por ciudadanos y aventureros más interesados ​​en encontrar oro que en la agricultura, el grupo carecía de temperamento o capacidad para embarcarse en una vida completamente nueva en el desierto. Entre ellos, el Capitán John Smith emergió como la figura dominante. A pesar de las peleas, el hambre y los ataques de los indios, su capacidad para imponer la disciplina mantuvo unida a la pequeña colonia durante su primer año.

En 1609 Smith regresó a Inglaterra y, en su ausencia, la colonia cayó en la anarquía. Durante el invierno de 1609-1610, la mayoría de los colonos sucumbieron a la enfermedad. Solo 60 de los 300 colonos originales aún estaban vivos en mayo de 1610. Ese mismo año, la ciudad de Henrico (ahora Richmond) se estableció más arriba del río James.

Sin embargo, no pasó mucho tiempo antes de que ocurriera un acontecimiento que revolucionó la economía de Virginia. En 1612, John Rolfe comenzó a cruzar semillas de tabaco importadas de las Indias Occidentales con plantas nativas y produjo una nueva variedad que fue agradable al gusto europeo. El primer envío de este tabaco llegó a Londres en 1614. En una década se había convertido en la principal fuente de ingresos de Virginia.

Sin embargo, la prosperidad no llegó rápidamente y la tasa de mortalidad por enfermedades y ataques de los indios siguió siendo extraordinariamente alta. Entre 1607 y 1624 aproximadamente 14.000 personas emigraron a la colonia, pero solo 1.132 vivían allí en 1624. Por recomendación de una comisión real, el rey disolvió la Compañía de Virginia y la convirtió en colonia real ese año.

Durante las revueltas religiosas del siglo XVI, un grupo de hombres y mujeres llamados puritanos buscó reformar la Iglesia establecida de Inglaterra desde adentro. Esencialmente, exigieron que los rituales y estructuras asociados con el catolicismo romano fueran reemplazados por formas protestantes más simples de fe y adoración. Sus ideas reformistas, al destruir la unidad de la iglesia estatal, amenazaban con dividir al pueblo y socavar la autoridad real.

En 1607, un pequeño grupo de separatistas, una secta radical de puritanos que no creía que la Iglesia establecida pudiera reformarse jamás, partió hacia Leyden, Holanda, donde los holandeses les concedieron asilo. Sin embargo, los holandeses calvinistas los restringieron principalmente a trabajos de baja remuneración. Algunos miembros de la congregación se sintieron insatisfechos con esta discriminación y resolvieron emigrar al Nuevo Mundo.

En 1620, un grupo de puritanos de Leyden obtuvo una patente de tierras de la Compañía de Virginia, y un grupo de 101 hombres, mujeres y niños partieron hacia Virginia a bordo del Mayflower. Una tormenta los envió muy al norte y aterrizaron en Nueva Inglaterra en Cape Cod. Creyéndose fuera de la jurisdicción de cualquier gobierno organizado, los hombres redactaron un acuerdo formal para cumplir con "leyes justas e iguales" redactadas por líderes de su propia elección. Este fue el Mayflower Compact.

En diciembre, el Mayflower llegó al puerto de Plymouth y los peregrinos comenzaron a construir su asentamiento durante el invierno. Casi la mitad de los colonos murieron por exposición y enfermedades, pero los indios Wampanoag vecinos proporcionaron información que los sustentaría: cómo cultivar maíz. Para el otoño siguiente, los Peregrinos tenían una abundante cosecha de maíz y un comercio creciente basado en pieles y madera.

Una nueva ola de inmigrantes llegó a las costas de la bahía de Massachusetts en 1630 con una subvención del rey Carlos I para establecer una colonia. Muchos de ellos eran puritanos cuyas prácticas religiosas estaban cada vez más prohibidas en Inglaterra. Su líder, John Winthrop, se propuso abiertamente crear una "ciudad sobre una colina" en el Nuevo Mundo. Con esto se refería a un lugar donde los puritanos vivirían en estricta conformidad con sus creencias religiosas.

La colonia de la bahía de Massachusetts iba a desempeñar un papel importante en el desarrollo de toda la región de Nueva Inglaterra, en parte porque Winthrop y sus colegas puritanos pudieron traer su carta con ellos. Por tanto, la autoridad del gobierno de la colonia residía en Massachusetts, no en Inglaterra.

Según las disposiciones de la carta, el poder recaía en el Tribunal General, que estaba formado por "hombres libres" que debían ser miembros de la Iglesia puritana. Esto garantizó que los puritanos serían la fuerza política y religiosa dominante en la colonia. Fue el Tribunal General el que eligió al gobernador. Para la mayor parte de la próxima generación, este sería John Winthrop.

La rígida ortodoxia de la regla puritana no era del agrado de todos. Uno de los primeros en desafiar abiertamente al Tribunal General fue un joven clérigo llamado Roger Williams, que se opuso a la toma de tierras indígenas por parte de la colonia y sus relaciones con la Iglesia de Inglaterra.

Desterrado de la bahía de Massachusetts, compró tierras a los indios Narragansett en lo que hoy es Providence, Rhode Island, en 1636. Allí estableció la primera colonia estadounidense donde se practicó la separación completa de la iglesia y el estado, así como la libertad de religión.

Los supuestos herejes como Williams no fueron los únicos que abandonaron Massachusetts. Los puritanos ortodoxos, en busca de mejores tierras y oportunidades, pronto comenzaron a abandonar Massachusetts Bay Colony. Las noticias de la fertilidad del valle del río Connecticut, por ejemplo, atrajeron el interés de los agricultores que tenían dificultades con las tierras pobres. A principios de la década de 1630, muchos estaban dispuestos a afrontar el peligro del ataque indio para obtener un terreno llano y un suelo rico y profundo. Estas nuevas comunidades a menudo eliminaron la membresía de la iglesia como un requisito previo para votar, extendiendo así el derecho al voto a un número cada vez mayor de hombres.

Al mismo tiempo, comenzaron a surgir otros asentamientos a lo largo de las costas de New Hampshire y Maine, a medida que más y más inmigrantes buscaban la tierra y la libertad que el Nuevo Mundo parecía ofrecer.

NUEVA PAÍSES BAJOS Y MARYLAND

Henry Hudson, contratado por la Compañía Holandesa de las Indias Orientales en 1609, exploró el área alrededor de lo que ahora es la ciudad de Nueva York y el río que lleva su nombre, hasta un punto probablemente al norte de Albany, Nueva York. Los viajes posteriores holandeses sentaron las bases para sus reclamos y asentamientos tempranos en el área.

Como los franceses del norte, el primer interés de los holandeses fue el comercio de pieles. Con este fin, los holandeses cultivaron estrechas relaciones con las Cinco Naciones de los iroqueses, que eran la clave del corazón del que procedían las pieles. En 1617, los colonos holandeses construyeron un fuerte en el cruce de los ríos Hudson y Mohawk, donde ahora se encuentra Albany.

El asentamiento en la isla de Manhattan comenzó a principios de la década de 1620. En 1624, la isla fue comprada a los indios locales por el precio informado de 24 dólares. Rápidamente fue rebautizada como Nueva Amsterdam.

Para atraer colonos a la región del río Hudson, los holandeses fomentaron un tipo de aristocracia feudal, conocida como el sistema de "patronos". La primera de estas grandes propiedades se estableció en 1630 a lo largo del río Hudson.

Bajo el sistema de patrón, cualquier accionista, o patrón, que pudiera traer a 50 adultos a su finca durante un período de cuatro años, tenía una parcela de 25 kilómetros frente al río, privilegios exclusivos de pesca y caza, y jurisdicción civil y criminal sobre sus tierras. . A su vez, proporcionó ganado, herramientas y construcciones. Los arrendatarios pagaron el alquiler al patrón y le dieron la primera opción sobre los excedentes de cosecha.

Más al sur, una empresa comercial sueca con vínculos con los holandeses intentó establecer su primer asentamiento a lo largo del río Delaware tres años después. Sin los recursos para consolidar su posición, Nueva Suecia fue absorbida gradualmente por Nueva Holanda y, más tarde, Pensilvania y Delaware.

En 1632, la familia Calvert obtuvo una concesión de tierras al norte del río Potomac del rey Carlos I en lo que se conoció como Maryland. Como la carta no prohibía expresamente el establecimiento de iglesias no protestantes, la familia alentó a los católicos a establecerse allí. La primera ciudad de Maryland, St. Mary's, se estableció en 1634 cerca de donde el río Potomac desemboca en la bahía de Chesapeake.

Mientras establecían un refugio para los católicos que se enfrentaban a una creciente persecución en la Inglaterra anglicana, los Calvert también estaban interesados ​​en crear propiedades rentables. Con este fin, y para evitar problemas con el gobierno británico, también alentaron la inmigración protestante.

La carta real otorgada a la familia Calvert tenía una mezcla de elementos feudales y modernos. Por un lado, tenían el poder de crear propiedades señoriales. Por otro lado, solo podían hacer leyes con el consentimiento de los hombres libres (propietarios). Descubrieron que para atraer a los colonos y obtener ganancias de sus propiedades, tenían que ofrecer a la gente granjas, no solo la tenencia de las propiedades señoriales. En consecuencia, el número de granjas independientes creció y sus propietarios exigieron una voz en los asuntos de la colonia. La primera legislatura de Maryland se reunió en 1635.

En 1640, los británicos tenían sólidas colonias establecidas a lo largo de la costa de Nueva Inglaterra y la bahía de Chesapeake. En el medio estaban los holandeses y la pequeña comunidad sueca. Al oeste estaban los americanos originales, los indios.

A veces amistosas, a veces hostiles, las tribus orientales ya no eran extrañas para los europeos. Aunque los nativos americanos se beneficiaron del acceso a la nueva tecnología y el comercio, la enfermedad y la sed de tierras que los primeros colonos también trajeron representaron un serio desafío para el estilo de vida tradicional de los indígenas.

Al principio, el comercio con los colonos europeos trajo ventajas: cuchillos, hachas, armas, utensilios de cocina, anzuelos y muchos otros bienes. Los indios que negociaron inicialmente tenían una ventaja significativa sobre los rivales que no lo hicieron.

En respuesta a la demanda europea, tribus como los iroqueses comenzaron a dedicar más atención a la captura de pieles durante el siglo XVII. Las pieles y las pieles proporcionaron a las tribus los medios para comprar bienes coloniales hasta finales del siglo XVIII.

Las primeras relaciones colonial-indias fueron una mezcla incómoda de cooperación y conflicto. Por un lado, estaban las relaciones ejemplares que prevalecieron durante el primer medio siglo de existencia de Pensilvania. Por otro lado, hubo una larga serie de reveses, escaramuzas y guerras, que casi invariablemente resultaron en una derrota india y una mayor pérdida de tierras.

El primero de los importantes levantamientos indios se produjo en Virginia en 1622, cuando murieron unos 347 blancos, incluidos varios misioneros que acababan de llegar a Jamestown. La Guerra de Pequot siguió en 1637, cuando las tribus locales intentaron evitar el asentamiento de la región del río Connecticut.

En 1675, Phillip, el hijo del jefe que había hecho la paz original con los Peregrinos en 1621, intentó unir a las tribus del sur de Nueva Inglaterra contra una mayor invasión europea de sus tierras. Sin embargo, en la lucha, Phillip perdió la vida y muchos indios fueron vendidos como esclavos.

Casi 5.000 kilómetros al oeste, los indios Pueblo se levantaron contra los misioneros españoles cinco años después en el área alrededor de Taos, Nuevo México. Durante los siguientes doce años, el Pueblo volvió a controlar su antigua tierra, solo para ver a los españoles retomarla. Unos 60 años después, tuvo lugar otra revuelta indígena cuando los indios Pima se enfrentaron con los españoles en lo que ahora es Arizona.

La afluencia constante de colonos a las regiones apartadas de las colonias orientales interrumpió la vida de los indios. A medida que se mataba más y más caza, las tribus se enfrentaban a la difícil elección de pasar hambre, ir a la guerra o mudarse y entrar en conflicto con otras tribus del oeste.

Los iroqueses, que habitaban el área debajo de los lagos Ontario y Erie en el norte de Nueva York y Pensilvania, tuvieron más éxito en resistir los avances europeos. En 1570, cinco tribus se unieron para formar la nación más democrática de su tiempo, la "Ho-De-No-Sau-Nee" o Liga de los iroqueses. La Liga estaba dirigida por un consejo compuesto por 50 representantes de cada una de las cinco tribus miembros. El consejo se ocupaba de asuntos comunes a todas las tribus, pero no tenía voz en cómo las tribus libres e iguales manejaban sus asuntos cotidianos. A ninguna tribu se le permitió hacer la guerra por sí misma. El consejo aprobó leyes para tratar delitos como el asesinato.

La Liga fue una gran potencia en los años 1600 y 1700. Negoció pieles con los británicos y se puso del lado de los franceses en la guerra por el dominio de América entre 1754 y 1763. Los británicos no habrían ganado esa guerra sin el apoyo de la Liga de los Iroqueses.

La Liga se mantuvo fuerte hasta la Revolución Americana. Entonces, por primera vez, el consejo no pudo llegar a una decisión unánime sobre a quién apoyar. Las tribus miembros tomaron sus propias decisiones, algunas peleando con los británicos, algunas con los colonos, algunas permaneciendo neutrales. Como resultado, todos lucharon contra los iroqueses. Sus pérdidas fueron grandes y la Liga nunca se recuperó.

SEGUNDA GENERACIÓN DE COLONIAS BRITÁNICAS

El conflicto religioso y civil en Inglaterra a mediados del siglo XVII limitó la inmigración, así como la atención que la madre patria prestó a las incipientes colonias americanas.

En parte para proporcionar las medidas de defensa que Inglaterra estaba descuidando, las colonias de la Bahía de Massachusetts, Plymouth, Connecticut y New Haven formaron la Confederación de Nueva Inglaterra en 1643. Fue el primer intento de los colonos europeos de unidad regional.

La historia temprana de los colonos británicos revela una gran cantidad de controversias, religiosas y políticas, ya que los grupos competían por el poder y la posición entre ellos y sus vecinos. Maryland, en particular, sufrió las amargas rivalidades religiosas que afligieron a Inglaterra durante la era de Oliver Cromwell. Una de las víctimas fue la Ley de Tolerancia del estado, que fue revocada en la década de 1650. Sin embargo, pronto se restableció junto con la libertad religiosa que garantizaba.

En 1675, la rebelión de Bacon, la primera revuelta significativa contra la autoridad real, estalló en las colonias. La chispa original fue un choque entre los hombres de la frontera de Virginia y los indios Susquehannock, pero pronto enfrentó al agricultor común contra la riqueza y el privilegio de los grandes plantadores y el gobernador de Virginia, William Berkeley.

Los pequeños agricultores, amargados por los bajos precios del tabaco y las duras condiciones de vida, apoyaron a Nathaniel Bacon, un recién llegado de Inglaterra. Berkeley se negó a otorgarle a Bacon una comisión para llevar a cabo redadas indias, pero accedió a convocar nuevas elecciones a la Cámara de los Burgueses, que se había mantenido sin cambios desde 1661.

Desafiando las órdenes de Berkeley, Bacon lideró un ataque contra la tribu amiga Ocaneechee, casi aniquilándolos. Al regresar a Jamestown en septiembre de 1676, lo quemó, lo que obligó a Berkeley a huir. La mayor parte del estado estaba ahora bajo el control de Bacon. Su victoria duró poco, sin embargo murió de fiebre al mes siguiente. Sin Bacon, la rebelión pronto perdió su vitalidad. Berkeley restableció su autoridad y ahorcó a 23 seguidores de Bacon.

Con la restauración del rey Carlos II en 1660, los británicos volvieron a centrar su atención en América del Norte. En un breve lapso, los primeros asentamientos europeos se establecieron en las Carolinas y los holandeses fueron expulsados ​​de Nueva Holanda. Se establecieron nuevas colonias propietarias en Nueva York, Nueva Jersey, Delaware y Pensilvania.

Los asentamientos holandeses, en general, habían sido gobernados por gobernadores autocráticos designados en Europa. A lo largo de los años, la población local se había distanciado de ellos. Como resultado, cuando los colonos británicos comenzaron a invadir tierras holandesas en Long Island y Manhattan, el gobernador impopular no pudo reunir a la población en su defensa. Nueva Holanda cayó en 1664. Los términos de la capitulación, sin embargo, fueron suaves: los colonos holandeses pudieron retener sus propiedades y su culto como quisieron.

Ya en la década de 1650, la región de Ablemarle Sound frente a la costa de lo que ahora es el norte de Carolina del Norte estaba habitada por colonos que llegaban desde Virginia. El primer gobernador propietario llegó en 1664. Un área remota aún hoy, la primera ciudad de Ablemarle no se estableció hasta la llegada de un grupo de hugonotes franceses en 1704.

En 1670, los primeros colonos, procedentes de Nueva Inglaterra y la isla caribeña de Barbados, llegaron a lo que hoy es Charleston, Carolina del Sur. Se preparó un elaborado sistema de gobierno, al que contribuyó el filósofo británico John Locke, para la nueva colonia. Una de sus características destacadas fue un intento fallido de crear una nobleza hereditaria. Uno de los aspectos menos atractivos de la colonia fue el temprano comercio de esclavos indios. Sin embargo, con el tiempo, la madera, el arroz y el añil dieron a la colonia una base económica más digna.

La bahía de Massachusetts no fue la única colonia impulsada por motivos religiosos. En 1681 William Penn, un rico cuáquero y amigo de Carlos II, recibió una gran extensión de tierra al oeste del río Delaware, que se conoció como Pensilvania. Para ayudar a poblarlo, Penn reclutó activamente a una gran cantidad de disidentes religiosos de Inglaterra y el continente: cuáqueros, menonitas, amish, moravos y bautistas.

Cuando Penn llegó al año siguiente, ya había colonos holandeses, suecos e ingleses viviendo a lo largo del río Delaware. Fue allí donde fundó Filadelfia, la "Ciudad del Amor Fraternal".

De acuerdo con su fe, Penn estaba motivado por un sentido de igualdad que no se encontraba a menudo en otras colonias estadounidenses en ese momento. Por lo tanto, las mujeres en Pensilvania tenían derechos mucho antes que en otras partes de Estados Unidos. Penn y sus ayudantes también prestaron considerable atención a las relaciones de la colonia con los indios de Delaware, asegurándose de que se les pagara por cualquier tierra en la que se asentaran los europeos.

Georgia se estableció en 1732, la última de las 13 colonias que se establecieron. Situada cerca, si no dentro de los límites de la Florida española, la región era vista como un amortiguador contra la incursión española.Pero tenía otra cualidad única: el hombre encargado de las fortificaciones de Georgia, el general James Oglethorpe, era un reformador que se propuso deliberadamente crear un refugio donde los pobres y los ex prisioneros tuvieran nuevas oportunidades.

COLONADORES, ESCLAVOS Y SIERVOS

Los hombres y mujeres con poco interés activo en una nueva vida en Estados Unidos a menudo fueron inducidos a mudarse al Nuevo Mundo por la hábil persuasión de los promotores. William Penn, por ejemplo, dio a conocer las oportunidades que aguardan a los recién llegados a la colonia de Pensilvania. Los jueces y las autoridades penitenciarias ofrecieron a los convictos la oportunidad de migrar a colonias como Georgia en lugar de cumplir condenas de prisión.

Pero pocos colonos pudieron financiar el costo del pasaje para ellos y sus familias para comenzar en la nueva tierra. En algunos casos, los capitanes de los barcos recibieron grandes recompensas por la venta de contratos de servicio para los migrantes pobres, llamados sirvientes contratados, y se utilizaron todos los métodos, desde promesas extravagantes hasta secuestros reales, para llevar a tantos pasajeros como pudieran contener sus barcos.

En otros casos, los gastos de transporte y mantenimiento fueron pagados por agencias colonizadoras como Virginia o Massachusetts Bay Companies. A cambio, los sirvientes contratados aceptaron trabajar para las agencias como trabajadores contratados, generalmente de cuatro a siete años. Libres al final de este período, se les daría "cuotas de libertad", que a veces incluían una pequeña extensión de tierra.

Se ha estimado que la mitad de los colonos que viven en las colonias al sur de Nueva Inglaterra llegaron a América bajo este sistema. Aunque la mayoría cumplió fielmente con sus obligaciones, algunos huyeron de sus empleadores. Sin embargo, muchos de ellos finalmente pudieron obtener tierras y establecer granjas, ya sea en las colonias en las que se habían asentado originalmente o en las vecinas. No se atribuyó ningún estigma social a una familia que tuvo sus inicios en Estados Unidos bajo esta semi-servidumbre. Cada colonia tenía su parte de líderes que eran antiguos sirvientes.

Hubo una excepción muy importante a este patrón: los esclavos africanos. Los primeros negros fueron llevados a Virginia en 1619, solo 12 años después de la fundación de Jamestown. Inicialmente, muchos eran considerados sirvientes contratados que podían ganarse la libertad. Sin embargo, en la década de 1660, a medida que crecía la demanda de mano de obra en las plantaciones en las colonias del sur, la institución de la esclavitud comenzó a endurecerse a su alrededor y los africanos fueron llevados a América con grilletes para toda una vida de servidumbre involuntaria.

SIDEBAR: EL MISTERIO PERMANENTE DE LOS ANASAZI

Pueblos desgastados por el tiempo y dramáticos "pueblos de acantilados", ubicados en medio de las mesetas y cañones escarpados y escarpados de Colorado y Nuevo México, marcan los asentamientos de algunos de los primeros habitantes de América del Norte, los Anasazi (una palabra navajo que significa "antiguos") ).

Para el año 500 d.C., los anasazi habían establecido algunas de las primeras aldeas identificables en el suroeste de Estados Unidos, donde cazaban y cultivaban maíz, calabaza y frijoles. Los anasazi florecieron a lo largo de los siglos, desarrollando presas sofisticadas y sistemas de riego que crearon una tradición de cerámica magistral y distintiva y tallaron viviendas intrincadas de varias habitaciones en los escarpados acantilados que siguen siendo uno de los sitios arqueológicos más sorprendentes de los Estados Unidos en la actualidad.

Sin embargo, para el año 1300, habían abandonado sus asentamientos, dejando su cerámica, implementos e incluso ropa, como si tuvieran la intención de regresar, y aparentemente desaparecieron en la historia. Su tierra natal permaneció vacía de seres humanos durante más de un siglo, hasta la llegada de nuevas tribus, como los navajos y los ute, seguidos por los españoles y otros colonos europeos.

La historia de los anasazi está indisolublemente ligada al hermoso pero duro entorno en el que eligieron vivir. Los primeros asentamientos, que consistían en pithouses simples extraídos del suelo, evolucionaron hasta convertirse en kivas hundidas que sirvieron como lugares de reunión y religiosos. Las generaciones posteriores desarrollaron las técnicas de albañilería para construir pueblos de piedra cuadrados. Pero el cambio más dramático en la vida de los anasazi, por razones que aún no están claras, fue el traslado a los acantilados debajo de las mesetas de cima plana, donde los anasazi tallaron sus asombrosas viviendas de varios niveles.

Los anasazi vivían en una sociedad comunal que evolucionó muy lentamente a lo largo de los siglos. Comerciaban con otros pueblos de la región, pero las señales de guerra son escasas y aisladas. Y aunque los anasazi ciertamente tenían líderes religiosos y de otro tipo, así como hábiles artesanos, las distinciones sociales o de clase eran prácticamente inexistentes.

Sin duda, los motivos religiosos y sociales jugaron un papel en la construcción de las comunidades de los acantilados y su abandono final. Pero la lucha por cultivar alimentos en un entorno cada vez más difícil fue probablemente el factor primordial. A medida que las poblaciones crecieron, los agricultores plantaron áreas más grandes en las mesas, lo que provocó que algunas comunidades cultivaran tierras marginales, mientras que otras dejaron las cimas de las mesas por los acantilados. Pero los anasazi no pudieron detener la pérdida constante de fertilidad de la tierra por el uso constante, ni resistir las sequías cíclicas de la región. El análisis de los anillos de los árboles, por ejemplo, muestra que una sequía final que duró 23 años, de 1276 a 1299, finalmente obligó a los últimos grupos de anasazi a irse definitivamente.

Aunque los anasazi se dispersaron de su tierra ancestral, no desaparecieron. Su legado permanece en el notable registro arqueológico que dejaron atrás, y en los Hopi, Zuni y otros pueblos Pueblo que son sus descendientes.


¿Cuál es el primer ejemplo de una embajada permanente? - Historia

Una excepción notable involucró la relación entre el Papa y el Emperador Bizantino. Los agentes papales, llamados apocrisiarii, residían permanentemente en Constantinopla. Sin embargo, después del siglo VIII, los conflictos entre el Papa y el Emperador (como la controversia iconoclasta) llevaron a la ruptura de estos estrechos lazos.

Los orígenes de la diplomacia moderna se remontan a menudo a los estados del norte de Italia a principios del Renacimiento, y las primeras embajadas se establecieron en el siglo XIII. Milán jugó un papel de liderazgo, especialmente bajo Francesco Sforza, quien estableció embajadas permanentes en las otras ciudades-estados del norte de Italia. Fue en Italia donde comenzaron muchas de las tradiciones de la diplomacia moderna, como la presentación de las credenciales de un embajador al jefe de estado.

La práctica se extendió desde Italia a las demás potencias europeas. Milán fue el primero en enviar un representante a la corte de Francia en 1455. Sin embargo, Milán se negó a recibir representantes franceses por temor al espionaje y una posible intervención en los asuntos internos. A medida que potencias extranjeras como Francia y España se involucraron cada vez más en la política italiana, se reconoció la necesidad de aceptar emisarios. Pronto, todas las principales potencias europeas intercambiaron representantes. España fue la primera en enviar un representante permanente cuando nombró a un embajador ante la Corte de Inglaterra en 1487. A fines del siglo XVI, las misiones permanentes se convirtieron en el estándar.

Muchas de las convenciones de la diplomacia moderna se desarrollaron durante este período. El rango superior de representantes era un embajador. Un embajador en este momento era casi siempre un noble; el rango del noble variaba con el prestigio del país al que estaba destinado. Surgieron estándares definitorios para los embajadores, que requerían que tuvieran grandes residencias, organizaran fiestas lujosas y desempeñaran un papel importante en la vida de la corte de la nación anfitriona. En Roma, el puesto más importante para los embajadores católicos, los representantes franceses y españoles a veces mantenían un séquito de hasta un centenar de personas. Incluso en puestos más pequeños, los embajadores pueden resultar muy costosos. Los estados más pequeños enviarían y recibirían enviados que estaban un nivel por debajo de un embajador.

Los embajadores de cada estado fueron clasificados por complejos códigos de precedencia que fueron muy controvertidos. Los estados normalmente se clasificaban por el título de soberano para las naciones católicas, el emisario del Vaticano era primordial, luego los de los reinos, luego los de los ducados y principados. Los representantes de las repúblicas fueron considerados los enviados más bajos.

Los embajadores en ese momento eran nobles con poca experiencia extranjera o diplomática y necesitaban el apoyo de un gran personal de la embajada. Estos profesionales fueron enviados a misiones más largas y estaban mucho más informados sobre el país anfitrión. El personal de la embajada estaba formado por una amplia gama de empleados, incluidos algunos dedicados al espionaje. Los graduados de las universidades cubrieron la necesidad de personal capacitado para el personal de las embajadas, y esto condujo a un aumento en el estudio del derecho internacional, los idiomas modernos y la historia en las universidades de toda Europa.

Al mismo tiempo, se establecieron ministerios de relaciones exteriores permanentes en casi todos los estados europeos para coordinar las embajadas y su personal. Estos ministerios aún estaban lejos de su forma moderna. Muchos tenían responsabilidades internas ajenas. Gran Bretaña tenía dos departamentos con poderes frecuentemente superpuestos hasta 1782. Estos primeros ministerios de relaciones exteriores también eran mucho más pequeños. Francia, que contaba con el departamento de asuntos exteriores más grande, tenía solo 70 empleados a tiempo completo en la década de 1780.

Los elementos de la diplomacia moderna se extendieron lentamente a Europa del Este y llegaron a Rusia a principios del siglo XVIII. Todo el sistema se vio enormemente perturbado por la Revolución Francesa y los años posteriores de guerra. La revolución vería a los plebeyos hacerse cargo de la diplomacia del estado francés y de los conquistados por los ejércitos revolucionarios. Se abolieron los rangos de precedencia. Napoleón también se negó a reconocer la inmunidad diplomática y encarceló a varios diplomáticos británicos acusados ​​de conspirar contra Francia. No tenía paciencia para el proceso a menudo lento de la diplomacia formal.


Presencia consular

Cónsul de los Estados Unidos nombrado en Marruecos, 1797.

James Simpson fue nombrado primer cónsul de Estados Unidos y llegó el 7 de diciembre de 1797 a Tánger para asumir sus funciones y establecer el consulado de Estados Unidos. Simpson sirvió durante más de veinte años, hasta su muerte el 8 de marzo de 1820. En 1821, como regalo a los Estados Unidos, el sultán Mawlay Suleiman entregó un edificio para uso del consulado, que fue la primera propiedad en el extranjero de propiedad de Estados Unidos. El edificio es ahora el Instituto del Legado Americano de Tánger para Estudios Marroquíes (TALIM).

  • Tánger (Tánger, Tánger) fecha más temprana 31 de marzo de 1791, cerró a principios de 1989. Tánger, que había sido una ciudad internacional (pero todavía técnicamente parte de Marruecos) se integró completamente en Marruecos el 29 de octubre de 1956.
  • Essaouira (Mogador) fecha más temprana 7 de febrero de 1817, última fecha abierta 15 de diciembre de 1920
  • Larache y Asilah (Laraish, Laraiche, Al-Araish, El-Araish / Arsila, Arsila, Arseila, Arzila) fecha más temprana: 11 de mayo de 1852 última fecha: 25 de septiembre de 1896
  • Tetuán (Tetuán) fecha más temprana: 11 de mayo de 1852 última fecha: 14 de junio de 1896
  • Casablanca (Casa Blanca, Dar El-Beïda, Anfa) fecha más temprana: 13 de mayo de 1878 última fecha: presente (al 25 de agosto de 2008)
  • Rabat (Ribāt, Salé, Sali, Sallee) fecha más temprana: 25 de junio de 1881. Se convirtió en embajada el 11 de junio de 1956. última fecha: actualidad
  • Safi (Saffi) fecha más temprana: 25 de junio de 1881 última fecha: 19 de noviembre de 1890
  • El Jadida (Mazagan, Magazan) fecha más temprana: 28 de julio de 1882 última fecha: 5 de noviembre de 1896

Relaciones diplomaticas

Establecimiento de relaciones diplomáticas y la legación estadounidense en Tánger, 1905.

Las relaciones diplomáticas se establecieron el 8 de marzo de 1905, cuando el consulado estadounidense en Tánger fue elevado a la categoría de legación, y Samuel Gummere fue nombrado Ministro Plenipotenciario estadounidense, con una carta credencial fechada el 21 de marzo. Gummere presentó sus credenciales el 29 de septiembre. , 1906.


¿A quién seleccionar para una referencia?

Las referencias de personajes de esta variedad deben ser escritas por alguien cercano al individuo, alguien que pueda proporcionar ejemplos directos y anécdotas específicas para ayudar a respaldar el argumento del carácter moral del solicitante. Un candidato principal sería un vecino, un miembro de la familia, un amigo, un empleador o un miembro de su iglesia. En este caso, cuanto más impacto emocional haya tenido el individuo en cuestión en la vida del escritor, y viceversa, mejor. Para aquellos que están detenidos y enfrentan la expulsión del país, una referencia de sus hijos (si corresponde) a menudo proporciona el caso más sólido.


Siglo xix

Década de 1810: comenzó el comercio de opio

Los comerciantes británicos, que buscaban una mercancía para intercambiar por productos chinos, comenzaron a introducir opio indio de contrabando en China. Al ver que esto aumentaba los márgenes de beneficio de los británicos, la mayoría de las empresas estadounidenses siguieron su ejemplo, aunque la mayoría obtenía su opio de Persia, en lugar de la India.

1821: El caso Terranova

Una mujer china que vendía artículos a un barco estadounidense murió cuando un marinero en el barco estadounidense arrojó una jarra por la borda que la golpeó, tirándola de su pequeño bote al agua, donde se ahogó. Las autoridades locales exigieron que el culpable fuera entregado para ser juzgado y castigado, pero al principio el capitán del barco y otros comerciantes se negaron a obedecer. Sin embargo, cuando quedó claro que su resistencia estaba dañando el comercio, los estadounidenses cedieron y ofrecieron a un tripulante italiano llamado Terranova. Poco después, Terranova fue ejecutado y se reanudó el comercio.

1830: Llegan los primeros misioneros protestantes estadounidenses a China

La Junta Estadounidense de Comisionados para Misiones Extranjeras, una de las primeras organizaciones misioneras de los Estados Unidos, envió a los dos primeros misioneros estadounidenses a China, los Reverendos Elijah Bridgman y David Abeel. Llegaron a Guangzhou en febrero de 1830. Bridgman fue uno de los primeros estadounidenses en emprender el estudio de la historia y la cultura de China, y también escribió una historia en chino de los Estados Unidos.

1834: La Compañía Británica de las Indias Orientales se disuelve

Durante algún tiempo, esta empresa había tenido casi el monopolio del comercio con China y había servido como el principal punto de contacto entre todos los extranjeros y los funcionarios chinos. Cuando perdió su estatuto y se disolvió en 1834, el comercio en Guangzhou se abrió a más comerciantes privados. Esto desestabilizó las relaciones comerciales durante los años siguientes, pero los comerciantes estadounidenses se beneficiaron de la desaparición de la empresa.

1835: Se establece la primera clínica estadounidense

En 1834, el Dr. Peter Parker llegó a Guangzhou como médico misionero pionero de Estados Unidos. Después de pasar algún tiempo en Singapur estudiando idiomas, regresó a Guangzhou y el 4 de noviembre de 1835 estableció un pequeño dispensario en el barrio extranjero. Comenzó a tratar a tantos pacientes chinos, la mayoría de ellos por dolencias oculares, que amplió el dispensario a un hospital oftálmico, que luego se expandió nuevamente para convertirse en el hospital de Guangzhou.

1839: Se abre la primera gran exposición china en Estados Unidos

Después de pasar 12 años en el comercio de China, el comerciante de Filadelfia Nathan Dunn regresó de China con una enorme colección de arte, artefactos, muestras botánicas y otros artículos. En 1839, los exhibió en su ciudad natal en un "Museo Chino" que fue diseñado para presentar los artículos de la manera más natural posible, a fin de dar a los visitantes una imagen de la vida en China. Más de 100.000 personas visitaron la exposición antes de que la trasladara a Londres en 1841.

1839: estallido de la Primera Guerra del Opio

En 1838, el emperador chino envió al comisionado Lin Zexu a Guangzhou, con el objetivo de acabar con el comercio del opio. Lin exigió que los comerciantes británicos entregaran sus suministros de opio para su destrucción y, tras una negativa inicial, acordaron hacerlo, tras lo cual partieron de Guangzhou hacia Macao. Al año siguiente, la disputa por estas acciones estalló en guerra. Si bien los comerciantes británicos estuvieron temporalmente ausentes de Guangzhou, los estadounidenses hicieron negocios excepcionalmente buenos, algunos de ellos por contrato con los británicos.

1842: Firma del Tratado de Nanjing (Nanking)

Después de varios años de conflicto, las fuerzas británicas salieron victoriosas y negociaron con el gobierno de Qing para firmar el Tratado de Nanjing. Este tratado puso fin al sistema de comercio existente a través de comerciantes con licencia oficial, abrió cuatro nuevos puertos de tratado para comerciar (incluido Shanghai), otorgó el estatus de nación más favorecida a Gran Bretaña y sentó las bases para la expansión del comercio. Sirvió de modelo para los tratados posteriores entre China y otras naciones occidentales.

1844: Firma del Tratado de Wangxia (Wang-hsia / Wang-hiya)

En 1843, el Secretario de Estado Daniel Webster envió a Caleb Cushing a China como Ministro Plenipotenciario para negociar un tratado con los Qing. Cushing esperaba viajar a Beijing para llevar a cabo estas negociaciones, pero los Qing se negaron a conceder una audiencia imperial, lo que retrasó las negociaciones. Por lo tanto, pasó varios meses esperando en Macao el permiso para viajar a Beijing antes de renunciar finalmente a esa esperanza. Una vez que lo hizo, el negociador Qing, Qi Ying, aceptó rápidamente todos los términos estadounidenses (que eran en su mayoría los mismos que los británicos) y los dos países firmaron un tratado. Los términos incluían extraterritorialidad para los ciudadanos estadounidenses en China, el estatus de nación más favorecida y una garantía para la revisión del tratado en doce años. Esto marcó el comienzo de las relaciones diplomáticas oficiales entre Estados Unidos y China.

1847: El comercio de peones comenzó en el Nuevo Mundo

El primer barco que transportaba trabajadores chinos, conocidos como “culis”, llegó a Cuba con trabajadores para las plantaciones de azúcar. Poco después, los comerciantes culíes comenzaron a atracar en los puertos estadounidenses, lo que llevó al Congreso de los Estados Unidos a aprobar una ley que prohibía a los ciudadanos estadounidenses participar en el comercio y garantizaba la libertad de todos los trabajadores chinos que llegaban a los Estados Unidos. Después de que estalló la Fiebre del Oro de California en 1849, llegaron más y más trabajadores chinos para trabajar en minas, ferrocarriles y otras tareas en su mayoría serviles. Más de 100.000 chinos llegaron a Estados Unidos en los primeros 20 años.

1850-1864: Rebelión de Taiping en China

Un hombre llamado Hong Xiuquan, que había estudiado brevemente con un misionero estadounidense en Guangzhou, lanzó un movimiento rebelde masivo en el sureste de China. En unos pocos años, los rebeldes de Taiping marcharon hacia el norte hasta Nanjing y separaron casi por completo el norte del sur de China durante una década, causando una destrucción extrema y la pérdida de vidas. Los Qing finalmente lograron reprimir la rebelión, gracias en parte a la ayuda del soldado de fortuna estadounidense Frederick Townsend Ward y otros extranjeros, pero la dinastía nunca se recuperó por completo.

1858: firma de los tratados de Tianjin (Tientsin)

Bajo la amenaza de un ataque a Beijing por parte de las fuerzas británicas y francesas, la corte Qing acordó firmar nuevos tratados con varias potencias extranjeras, incluido Estados Unidos. Estos nuevos tratados abrieron más puertos de tratados para el comercio exterior y los asentamientos, otorgaron privilegios comerciales adicionales a los comerciantes extranjeros, legalizaron el comercio del opio, dieron a los misioneros el derecho a hacer proselitismo en todo el interior de China y permitieron el establecimiento de legaciones diplomáticas permanentes en Beijing.

1860: Se hacen cumplir los tratados de Tianjin

Frustradas por las demoras de Qing en la implementación de los Tratados de Tianjin, las fuerzas británicas y francesas marcharon sobre Beijing y destruyeron el Palacio de Verano en las afueras de la ciudad. De esta manera, Gran Bretaña y Francia obligaron a los Qing a cumplir con sus obligaciones en virtud de los tratados recientemente firmados y obtuvieron algunos nuevos privilegios, que Estados Unidos adquirió bajo los términos del estado de nación más favorecida.

1862: Se establece la primera legación estadounidense en China

Durante dos décadas, el principal representante de Estados Unidos en China había residido en Guangzhou o Shanghai (junto con todos los demás ministros de Relaciones Exteriores), pero después de la implementación de los Tratados de Tianjin, finalmente se establecieron legaciones extranjeras en la capital. Anson Burlingame se convirtió en el primer ministro de Estados Unidos en residir en Beijing, estableciendo su puesto en el barrio de las legaciones cerca de la Ciudad Prohibida.

1868: la primera misión china en el extranjero

En 1867, Qing decidió enviar la primera misión diplomática de China a las naciones occidentales para renegociar sus tratados y pidió al enviado estadounidense Anson Burlingame que encabezara la misión. Con permiso del gobierno de Estados Unidos, Burlingame renunció a su cargo y llevó a dos funcionarios de Qing a Estados Unidos y Europa. Burlingame negoció y firmó un nuevo tratado con el secretario de Estado de Estados Unidos, William Seward, que permitió la migración china en su mayoría sin restricciones a Estados Unidos, entre otras estipulaciones. Sin embargo, los acuerdos a los que llegó Burlingame nunca se implementaron por completo. Murió en Rusia antes de que terminara la misión, dejando que los funcionarios de Qing la completaran por su cuenta.

1872: Llega la primera delegación oficial de estudiantes chinos a Estados Unidos.

Yung Wing (Rong Hong), un ciudadano estadounidense naturalizado que recibió un título de la Universidad de Yale en 1854, formó la Misión de Educación China (CEM) en 1870 con la aprobación y el apoyo del Gobierno de China. El programa esperaba capacitar a chinos para trabajar como diplomáticos y asesores técnicos del gobierno. Trajo a un grupo de 30 estudiantes, todos varones adolescentes, de China a los Estados Unidos para una educación estadounidense integral y para vivir con familias estadounidenses. Los Qing terminaron el programa en 1881, debido al creciente sentimiento anti-chino en los Estados Unidos, los temores de que los estudiantes se estuvieran americanizando demasiado y la frustración de que no se les concediera el acceso prometido a las academias militares estadounidenses. Antes de que terminara el programa, participaron unos 120 estudiantes y algunos optaron por no regresar a China.

1875: Primeras restricciones impuestas a la inmigración china

El Congreso de los Estados Unidos aprobó la Ley Page, que prohibía la entrada a los trabajadores culíes chinos y a las mujeres traídas para la prostitución. Esta ley contradecía el tratado de 1868, pero fue simplemente la primera de una serie de actos cada vez más restrictivos por parte de Estados Unidos.

1878: Se establece la primera legación china en los Estados Unidos

China finalmente estableció una misión diplomática en Washington, D.C., con Chen Lanping designado como jefe de misión. Esto marcó el comienzo de lazos bilaterales plenos entre Estados Unidos y China. Chen había sido nombrado en 1875, pero no estableció el puesto hasta 1878. Durante estos tres años, Yung Wing se desempeñó como jefe de misión interino mientras también dirigía la Misión Educativa China.

1882: Se aprueba la Ley de Exclusión China

Después de más de una década de cabildeo anti-chino, principalmente desde la costa oeste, el Congreso aprobó la Ley de Exclusión China, y fue firmada por el presidente Chester A. Arthur. La ley suspendió la inmigración china a los Estados Unidos durante diez años, lo que violó el espíritu, si no la letra, del tratado de 1868. En los últimos años se habían hecho varios intentos para aprobar un proyecto de ley similar, pero los presidentes anteriores los habían vetado porque habían violado los acuerdos existentes con China. Esto marcó el comienzo de unos sesenta años de exclusión.

1885: Estalló la violencia contra los chinos

Una turba de residentes blancos de Rock Springs, Wyoming, lanzó un feroz ataque contra los mineros chinos en el área el 2 de septiembre de 1885, matando a 28 y destruyendo sus propiedades. Esto provocó una ola de ataques similares en otras partes del oeste estadounidense durante los siguientes años.

1888: Medidas de exclusión adicionales instituidas

A principios de 1888, Estados Unidos y China firmaron el Tratado Bayard-Zhang, por el cual los Qing acordaron prohibir toda nueva migración china durante 20 años y limitaron las clases de chinos que podían regresar a Estados Unidos después de un viaje a casa. El acuerdo no violó el Tratado de Burlingame de 1868 porque Estados Unidos no instituyó las prohibiciones, pero atrajo la oposición de la población china. Sin embargo, antes de que se ratificara el tratado, el Congreso aprobó la Ley Scott, que canceló el derecho de retorno de los residentes chinos que abandonaron Estados Unidos por cualquier motivo. Los chinos en los Estados Unidos impugnaron la ley por inconstitucional porque contravenía tratados anteriores, pero sin éxito. El Tribunal de Circuito de California dictaminó que el Congreso podía modificar cualquier tratado en cualquier momento, y el Tribunal Supremo determinó que, aunque la Ley Scott contravenía los tratados, el control sobre la inmigración era un derecho soberano y, por lo tanto, el Congreso tenía la autoridad para actuar como mejor le pareciera. independientemente de los acuerdos internacionales. Esta posición contrastaba con la insistencia de Estados Unidos en los derechos extraterritoriales y los privilegios comerciales en China que habían sido consagrados en tratados anteriores.

1892: Se aprueba la Ley Geary

Esta Ley amplió la prohibición de la Ley de Exclusión de Chinos sobre la inmigración china por otros diez años (hasta 1902) y requirió que todos los chinos y descendientes de chinos en los Estados Unidos llevaran permisos de residencia o enfrentaran la deportación. Despojó a los chinos en los Estados Unidos de derechos legales adicionales.

1894-95: Primera Guerra Sino-Japonesa

Las fuerzas japonesas y chinas se enfrentaron por la influencia en Corea, y Japón emergió con una impresionante victoria. Como parte del acuerdo, Japón tomó el control de Taiwán y estableció el dominio colonial sobre la isla, y también obtuvo varios privilegios nuevos en China, incluido el derecho a construir fábricas. Estados Unidos también ganó este derecho, a través del principio de nación más favorecida, pero al mismo tiempo perdió sus derechos en Taiwán y pronto tuvo una mayor competencia de Japón en el sureste de China.

1898: Movimiento de reforma de los Cien Días

Un grupo de literatos chinos con mentalidad reformista se preocupó de que China estuviera en peligro de colapsar si no instituía una serie de reformas modernas en el gobierno y el sistema educativo. Se unieron al emperador Guangxu en un esfuerzo por lograr un cambio, pero los conservadores dentro de la corte imperial, incluida la emperatriz viuda Ci Xi, se opusieron a estas medidas. Detuvieron al Emperador y lo pusieron bajo arresto domiciliario y arrestaron y ejecutaron a varios literatos mientras otros huían al exilio. No hubo un impacto inmediato en las relaciones entre Estados Unidos y China, pero el triunfo de los conservadores en China hizo que la revisión del tratado fuera mucho menos probable en el futuro cercano.

1899-1900: Las notas de puertas abiertas

En septiembre de 1899 y julio de 1900, el secretario de Estado John Hay emitió las dos notas de puertas abiertas a todas las potencias extranjeras con intereses en China. Estados Unidos se había preocupado por los acontecimientos recientes en China, donde muchas potencias extranjeras habían reclamado esferas de influencia exclusivas. Temiendo que el antiguo sistema de libre comercio en China se vea comprometido y que una China debilitada pueda dividirse como lo había sido África, Hay actuó para defender los intereses estadounidenses en el área. Las Notas tenían por objeto preservar tanto el sistema de comercio existente, con igualdad de oportunidades para todas las potencias extranjeras, como mantener la integridad territorial de China para que ninguna potencia extranjera tuviera una ventaja. Esta fue la primera declaración clara y oficial de la política de Estados Unidos sobre China.


Requisitos de naturalización hoy

Los requisitos generales de naturalización de hoy establecen que debe tener 5 años como residente permanente legal en los EE. UU. Antes de presentar la solicitud, sin una sola ausencia de los EE. UU. De más de 1 año. Además, debe haber estado físicamente presente en los EE. UU. Durante al menos 30 meses de los 5 años anteriores y residir dentro de un estado o distrito durante al menos 3 meses.

Es importante señalar que existen excepciones a la regla de los 5 años para ciertas personas. Estos incluyen: cónyuges de ciudadanos estadounidenses empleados del gobierno de EE. UU. (Incluidas las Fuerzas Armadas de EE. UU.) Institutos de investigación estadounidenses reconocidos por el Fiscal General Organizaciones religiosas de EE. UU. Reconocidas Instituciones de investigación de EE. UU. Una empresa estadounidense dedicada al desarrollo del comercio exterior y el comercio de EE. UU. Y ciertas organizaciones internacionales públicas que involucran a los EE. UU.

USCIS tiene ayuda especial disponible para candidatos a naturalización con discapacidades y el gobierno hace algunas excepciones en los requisitos para personas mayores.


Embajada y consulados de EE. UU. en Japón

La ley de inmigración de los EE. UU. Asume que una persona admitida en los Estados Unidos como inmigrante vivirá en los Estados Unidos de forma permanente. Permanecer fuera de los Estados Unidos por más de 12 meses puede resultar en la pérdida del estatus de residente permanente legal.

El personal del gobierno de los EE. UU. (Militares y empleados de la administración pública de contratación directa), sus cónyuges e hijos menores que tengan el estatus de residente legal de los Estados Unidos pueden permanecer fuera de los Estados Unidos por la duración de una asignación oficial en el extranjero más cuatro meses sin perder a su residente. estado. Excepciones para miembros de la familia de los miembros del servicio militar.

Todos los demás inmigrantes que tienen el estatus de residente permanente y residen fuera de los Estados Unidos por más de 12 meses sin la aprobación previa de los Servicios de Ciudadanía e Inmigración de los Estados Unidos (USCIS) deben obtener una nueva visa de inmigrante para regresar a los Estados Unidos. La aprobación previa de USCIS consiste en un permiso de reingreso que solo se puede solicitar en los Estados Unidos. El titular de un permiso de reingreso de USCIS puede permanecer fuera de los Estados Unidos durante el período de validez del permiso de reingreso, normalmente hasta 24 meses. Para obtener más detalles sobre cómo solicitar un permiso de reingreso, visite el sitio web de USCIS.

Un ex inmigrante que ha perdido el estatus de residente permanente y desea regresar a los Estados Unidos como inmigrante debe obtener una nueva visa de inmigrante basada en una petición de inmigrante aprobada o estado de residente que regresa. Un pariente estadounidense (cónyuge, padre, hijo o hermano) o un empleador estadounidense puede presentar una petición de inmigrante en nombre del ex inmigrante de la manera habitual. La información sobre los diversos tipos de peticiones de inmigrantes y de empleo se encuentra en otra parte de este sitio web.

La segunda forma es que el inmigrante solicite que regresa al estado de residente. Una solicitud para regresar al estatus de residente requiere evidencia de los vínculos continuos e ininterrumpidos del solicitante con los Estados Unidos, que la estadía fuera de los Estados Unidos estaba realmente fuera del control del solicitante y que la intención del solicitante era regresar siempre a los Estados Unidos. La evidencia puede consistir en el cumplimiento continuo de las leyes fiscales de los EE. UU., La propiedad de la propiedad y los activos en los Estados Unidos y el mantenimiento de las licencias y membresías de los EE. UU. Tener parientes estadounidenses, asistir a la escuela en el extranjero o declarar su intención de regresar es generalmente insuficiente.

Para solicitar el estatus de residente que regresa, consulte la Lista de verificación de visas de residente que regresa.

Tarjeta verde vencida / vencida
Si se encuentra fuera de los Estados Unidos y su tarjeta de residencia vencerá dentro de los seis meses (pero regresará dentro de un año de su salida de los Estados Unidos y antes de que venza la tarjeta), debe solicitar su tarjeta de renovación tan pronto como regrese. a los Estados Unidos.

Si tiene uno de los siguientes artículos, no se requiere una lámina de embarque:

  1. Una tarjeta de residente permanente vencida con una fecha de vencimiento de 10 años
  2. Una tarjeta de residente permanente vencida (con una validez de dos años) y un formulario I-797, Aviso de acción, que indica que el estado se extiende
    Si tiene una Tarjeta Verde vencida con una fecha de vencimiento de 2 años Y un Formulario I-797, Aviso de Acción, que demuestre que han presentado un Formulario I-751 o Formulario I-829 para eliminar las condiciones sobre su estado de residente permanente, el Formulario I-797 extiende la validez de la tarjeta por un período de tiempo específico, generalmente un año.
  3. Órdenes del gobierno de los EE. UU. (Civil o militar) que muestren que el tiempo fuera de los Estados Unidos era asunto oficial del gobierno.
  4. Un permiso de reingreso válido

Estas personas deben consultar con su compañía aérea antes de completar un I-131A y pagar la tarifa.

Permiso de reingreso

Si planea permanecer fuera de los Estados Unidos por más de un año pero menos de dos años de duración, se necesita un permiso de reingreso para readmisión. Debe estar físicamente presente en los Estados Unidos cuando presente la solicitud (Formulario I-131). Se puede enviar un permiso de reingreso a una embajada o consulado de los EE. UU. En el extranjero para que lo recoja, si lo solicita al presentar su solicitud. La salida de los Estados Unidos antes de que se tome una decisión sobre una solicitud de permiso de reingreso no afecta la solicitud.

Generalmente, un permiso de reingreso se emite por dos años a partir de la fecha de emisión. Sin embargo, un permiso de reingreso emitido a un residente condicional será válido por dos años a partir de la fecha de emisión o hasta la fecha en la que el residente condicional debe solicitar la eliminación de las condiciones de su estado, lo que ocurra. primero. Hay otras excepciones, comuníquese con USCIS para obtener más detalles.


¿Qué cambió bajo la nueva regla de carga pública del DHS?

El DHS amplió drásticamente la definición de "carga pública", de modo que se les negaría la tarjeta verde y otros solicitantes de visa no por ser "principalmente dependientes del gobierno para su subsistencia" (el estándar actual) sino por ser & # 8220más probable que no & # 8221 para utilizar ciertos beneficios públicos en cualquier momento en el futuro.

Según la regulación final, el DHS creó los siguientes nuevos criterios para denegar una solicitud de tarjeta de residencia desde dentro de los Estados Unidos:

(1) Uso previo de ciertos beneficios gubernamentales. En lugar de limitar la definición de beneficios gubernamentales prohibidos a los pagos de asistencia social y la institucionalización subsidiada a largo plazo, la política amplió la definición para incluir una gama más amplia de beneficios gubernamentales comunes:

  • Todos los beneficios de statu quo enumerados anteriormente (SSI, TANF, asistencia general y atención institucional a largo plazo)
  • Programa de Asistencia Nutricional Suplementaria (SNAP), comúnmente conocido como "Cupones para Alimentos"
  • Asistencia de vivienda y alquiler de la Sección 8
  • Subsidios federales de vivienda
  • Beneficios de Medicaid que no son de emergencia (con excepciones para niños menores de 21 años, personas con discapacidades, mujeres embarazadas y madres dentro de los 60 días posteriores al parto)

Se desencadenaría una denegación de “carga pública” si alguien recibiera uno o más de los beneficios públicos anteriores, durante más de 12 meses en total dentro de cualquier período de 36 meses. La recepción de dos beneficios en un mes se cuenta como dos meses.

(DHS hizo no sancionar a los solicitantes por el uso de estos beneficios por parte de un cónyuge o hijo, en una desviación de los borradores informados anteriormente).

Es importante señalar que el DHS no tenía la autoridad para hacer que nadie inelegible para estos beneficios, que son administrados por otras agencias federales bajo diversas leyes del Congreso. En efecto, el DHS estaba penalizando a los solicitantes de visas por utilizar los beneficios que se les permitía aprovechar según la ley existente.

Y también es importante comprender que la gran mayoría de las personas que solicitan tarjetas de residencia ni siquiera son elegibles para los mismos beneficios que la regla de carga pública del DHS buscaba penalizar. Desafortunadamente, esta regla creó un & # 8220 efecto escalofriante & # 8221 que asustó a muchas personas a darse de baja de los beneficios públicos a pesar de que no era necesario.

(2) Probabilidad de uso futuro de los beneficios del gobierno. Aunque el Congreso define los siguientes criterios generales, el DHS amplió en gran medida el número de factores específicos que los oficiales de inmigración debían tener en cuenta al determinar si un solicitante de visa era probable que se convirtiera o no en una “carga pública” en cualquier momento en el futuro.

  • La edad: Los solicitantes podrían ser denegados si eran menores de la edad mínima para un empleo a tiempo completo (18), mayores que la "edad mínima de jubilación anticipada" para fines de seguridad social (61), o si tuvieran una edad que afectara su "capacidad para trabajar". . "
  • Salud: El DHS examinó cualquier afección médica y evaluó si esta afección podría afectar la capacidad del solicitante para trabajar.
  • Tamaño de la familia: Tener más hijos u otros dependientes podría aumentar la probabilidad de que se le niegue la visa.
  • Habilidades: El DHS determinó si un solicitante tenía "la educación y las habilidades adecuadas para obtener o mantener un empleo" (si está autorizado para trabajar), al observar el historial de empleo, el título de escuela secundaria y la educación superior, las "habilidades, certificaciones o licencias ocupacionales" y la competencia. en inglés u otros idiomas.
  • Estado financiero: Más allá de observar los ingresos y los activos del solicitante (ver más abajo), el DHS evaluó el historial crediticio, el puntaje crediticio y las responsabilidades financieras, además de si el solicitante tenía un seguro médico privado o recursos suficientes para cubrir "cualquier costo médico razonablemente previsible" que pudiera interferir con trabajo o estudio.

(3) Recursos económicos insuficientes. Incluso si un solicitante nunca había utilizado los beneficios del gobierno en el pasado y cumplía con todos los criterios anteriores para demostrar una baja probabilidad de utilizar los beneficios en el futuro, aún podría estar bloqueado por un requisito completamente nuevo: los recursos financieros personales. El DHS requirió un nuevo formulario llamado “Declaración de autosuficiencia” (formulario I-944) para acompañar a la mayoría de las solicitudes de tarjetas verdes. Este formulario recopiló información destinada a ayudar a los oficiales de inmigración a determinar si el solicitante era una “carga pública” según los nuevos criterios más amplios descritos anteriormente.

Este nuevo formulario no debe confundirse con la "Declaración jurada de apoyo" (formulario I-864), que el Congreso ha ordenado desde 1996 para demostrar los recursos financieros de la persona. patrocinando el solicitante de una tarjeta verde u otra visa. Hasta ahora, los oficiales de inmigración generalmente han dado gran deferencia a una Declaración Jurada de Apoyo que muestre que el patrocinador tiene un ingreso (o activo equivalente) de al menos el 125% de las Pautas Federales de Pobreza, ya que este es un umbral legal que indica que el solicitante de la visa tener suficientes recursos financieros para evitar depender de los beneficios del gobierno.

Sin embargo, bajo la nueva política, el DHS impuso requisitos financieros similares a los solicitante, no solo el patrocinador. Como mínimo, los solicitantes tenían que demostrar ingresos familiares (o activos equivalentes) de al menos el 125% de las Pautas Federales de Pobreza. Pero además, el DHS estableció un umbral de ingreso familiar completamente nuevo y más alto en el 250% de las pautas de pobreza, estableciendo este obstáculo mucho más alto como un "factor positivo muy ponderado".


Preguntas frecuentes

La unidad ACS proporciona información y asistencia a los ciudadanos estadounidenses que viajan o residen en Egipto.

Para obtener una descripción detallada de nuestros servicios, horas de servicio y enlaces de recursos útiles, visite nuestro sitio web en: https://eg.usembassy.gov/u-s-citizen-services/

La mayoría de los servicios de ACS requieren una cita. Para programar una cita, visite el sitio web de la Embajada en: https://evisaforms.state.gov/acs/default.asp?postcode=CRO&appcode=1

¿Tengo una pregunta sobre visas?

La unidad de ACS no puede proporcionar información sobre las visas de los EE. UU. Y no responderá a los mensajes relacionados con esos problemas.

Para obtener información sobre visas, por favor:

  • Llame al centro de llamadas de GSS al: + 20-2-3531-1460 o 16872 (desde dentro de Egipto) visite el sitio web de la embajada en: https://eg.usembassy.gov/visas/ o
  • Correo electrónico: [email protected] para visas de inmigrante

Mi pasaporte venció, ¿qué debo hacer para renovarlo?

Para renovar su pasaporte, debe programar una cita con anticipación. Puede programar una cita a través del enlace:

Requerido en el momento de la cita:

El solicitante debe concertar una cita para presentarse en la Oficina de Servicios al Ciudadano Estadounidense.

2. La solicitud de pasaporte [formulario DS-82].

  • Asegúrese de que esté debidamente completado con su dirección (artículo número 6) y número de teléfono EN EGIPTO (artículo número 7) y su número de seguro social.
  • Por favor firme la solicitud.

3. El último pasaporte estadounidense del solicitante y una copia de la primera página.

5. La suma de $ 110.00 USD o su equivalente en libras egipcias.

Se necesitan aproximadamente diez días hábiles para recibir su nuevo pasaporte.

El pasaporte de mi hijo venció, ¿qué debo hacer para renovarlo?

Para renovar el pasaporte de su hijo, debe programar una cita con anticipación a través del enlace: https://evisaforms.state.gov/acs/default.asp?postcode=CRO&appcode=1.

En el momento de la cita, necesita:

1. Una aparición personal del niño.

2. La solicitud de pasaporte [DS-11]

  • Asegúrese de que esté debidamente completado con su dirección (número de artículo 6) y número de teléfono en Egipto (artículo número 7) y su número de seguro social.
  • NO firmar la solicitud.

3. El último pasaporte estadounidense del solicitante y una copia de la primera página.

4. El certificado de nacimiento original de los EE. UU. Y una fotocopia.

6. La suma de $ 115.00 USD o su equivalente en libras egipcias.

7. Identificación con fotografía de los padres de los solicitantes

  • Pasaporte egipcio o estadounidense, identificación nacional egipcia, tarjeta de residente permanente o licencia de conducir
  • Fotocopias de estas identificaciones

8. Los padres del solicitante deben hacer una cita para presentarse en la oficina de ACS.

  • Para autorizar la emisión, ambos padres deben estar presentes y dar su consentimiento si uno de los padres está ausente, se requiere que se verifique su consentimiento.
  • Si uno de los padres no está presente, ese padre debe presentar una fotocopia de su pasaporte y una declaración de consentimiento notariada [formulario DS-3053] con la solicitud.
  • Si los padres están divorciados, el padre solicitante puede presentar una copia del certificado de divorcio y una orden judicial que otorgue la custodia legal exclusiva del niño.
  • Si uno de los padres ha fallecido, se requiere una copia del certificado de defunción.

Se necesitan aproximadamente diez días hábiles para recibir el nuevo pasaporte.

Perdí mi pasaporte, ¿cómo puedo obtener un reemplazo?

Si necesita un pasaporte de emergencia debido a un pasaporte perdido o robado Y Si tiene una necesidad urgente de viaje, comuníquese con la sección ACS por correo electrónico o por teléfono. Luego, el personal de ACS le indicará que se acerque a la Oficina de ACS durante el horario laboral de 9:00 a.m. a 12 p.m., de domingo a miércoles, y que siga los pasos que se enumeran a continuación. Si no tiene una necesidad de viaje urgente, siga el enlace para programar una cita de pasaporte regular.

1. Preséntese personalmente en la oficina de ACS.

2. Solicitud de pasaporte [formulario DS-11]

  • Asegúrese de que esté debidamente completado con su dirección (artículo número 6), número de teléfono EN EGIPTO (artículo número 7) y su número de seguro social.
  • NO firme la solicitud.

3. Declaración sobre el pasaporte perdido o robado [formulario DS-64] debidamente llenado.

4. Una copia de un informe de la policía egipcia con los detalles de la pérdida o robo del pasaporte.

5. Prueba de ciudadanía estadounidense (un certificado de nacimiento o certificado de naturalización original de los EE. UU.) Y también una copia del mismo.

6. Identificación con fotografía original adicional y una fotocopia de la misma

8. La suma de $ 145.00 USD o su equivalente en libras egipcias.

9. Una copia del pasaporte estadounidense perdido, si está disponible.

Tenga en cuenta que debe presentar el informe policial a la Oficina de Inmigración de Egipto para reemplazar el sello de entrada en su nuevo pasaporte. Debe obtener este informe en la estación de policía más cercana al área donde se perdió o le robaron el pasaporte.

¿Cómo agrego páginas de visa a mi pasaporte estadounidense válido?

El Departamento de Estado de EE. UU. Ya no agregará páginas de visas en los pasaportes de EE. UU. A partir del 1 de enero de 2016. Anteriormente, los titulares de pasaportes de EE. UU. Tenían la opción de pagar por la inserción de inserciones de visas de 24 páginas adicionales cuando los pasaportes válidos carecían de espacio adecuado para la entrada o salida. sellos de visa. La decisión de descontinuar este servicio se tomó para mejorar la seguridad del pasaporte y cumplir con las normas internacionales de pasaportes.

Para mitigar el impacto en los viajeros frecuentes, el Departamento comenzó a emitir pasaportes de 52 páginas a todos los solicitantes fuera de los Estados Unidos a partir del 1 de octubre de 2014 sin costo adicional. Los solicitantes dentro de los Estados Unidos pueden elegir un libro de 28 o 52 páginas.

Si soy ciudadano estadounidense, vivo en Egipto y mi hijo nació en Egipto, ¿cómo puedo transmitir la ciudadanía?

Para que un padre ciudadano estadounidense transmita la ciudadanía a su hijo, el padre estadounidense debe solicitar un Informe Consular de Nacimiento en el Extranjero (CRBA). El CRBA es un registro oficial de ciudadanía estadounidense emitido a una persona menor de 18 años que nació en el extranjero de padres ciudadanos estadounidenses y adquirió la ciudadanía estadounidense al nacer.

Se requiere que el padre estadounidense demuestre que tiene la presencia física suficiente en los Estados Unidos antes del nacimiento del niño. El tiempo requerido de presencia física no tiene que ser consecutivo y para los ciudadanos estadounidenses naturalizados, este tiempo podría haber sido antes o después de la naturalización.

El Departamento de Estado se toma muy en serio el requisito legal de presencia física y las pruebas presentadas se examinan de cerca. El período requerido de presencia física no se puede renunciar ni reducir.

  • Algunas formas de evidencia que pueden respaldar una presencia física suficiente son:
  • Sellos de entrada y salida de EE. UU. Y extranjeros en pasaportes antiguos y actuales
  • Declaraciones de retención de impuestos (W2) del tiempo de trabajo en los Estados Unidos
  • Credenciales académicas y registros escolares (expedientes académicos) de los Estados Unidos
  • Declaraciones de ingresos del Seguro Social.

Para obtener información adicional sobre los CRBA y los formularios necesarios, visite la página Nacimiento en el extranjero.

¿Qué es la Ley de ciudadanía infantil de 2000?

La Ley de Ciudadanía Infantil, vigente desde el 27 de febrero de 2001, prevé la adquisición automática de la ciudadanía y el pasaporte de los EE. UU. Para los niños que tienen el estatus de residente permanente legal (titulares de la tarjeta verde) y que cumplen con las siguientes condiciones:

  • Uno de los padres es ciudadano estadounidense.
  • El niño es menor de 18 años.
  • El niño viajó a los Estados Unidos como extranjero residente permanente legal o con una visa de inmigrante bajo la custodia legal y física del padre ciudadano estadounidense.
  • El niño solicitante debe demostrar que residió en los Estados Unidos.
  • Esto implica un análisis tanto del carácter como de la duración de la estancia.
  • Una estadía de tres a seis meses podría calificar como “residir en los Estados Unidos” dependiendo de su carácter, y es posible que se requieran pruebas de respaldo.
  • Una estadía de más de seis meses generalmente calificaría como “Residente en los Estados Unidos”.

Soy ciudadano de los EE. UU., Sin embargo, nunca solicité un número de seguro social, ¿cómo solicito uno?

Si tiene alguna pregunta sobre las solicitudes de números de seguro social, visite:

Si después de revisar la página web de la Administración del Seguro Social y el sitio del Seguro Social de la Embajada de los EE. UU. En El Cairo, todavía tiene una pregunta o desea programar una cita relacionada con el seguro social, envíe un correo electrónico a la sección ACS a [email protected] La Unidad ACS no responderá llamadas telefónicas relacionadas con preguntas sobre seguridad social.

¿Cómo autentico un certificado de nacimiento de EE. UU. / EE. UU. certificado de matrimonio / EE. UU. certificado de defunción para poder utilizarlo en Egipto?

Para que un documento emitido en los Estados Unidos se utilice en Egipto, debe ser:

  • Notariado en un notario de los Estados Unidos
  • Certificado por la Embajada / Consulado de Egipto que sirve a ese estado
  • Puede encontrar información sobre la embajada de Egipto y sus consulados en los Estados Unidos en: Haga clic aquí para obtener una lista de los consulados de Egipto en los Estados Unidos.
  • Al llegar a Egipto, este documento deberá ser autenticado por el Ministerio de Relaciones Exteriores de Egipto antes de enviarlo a cualquier autoridad egipcia para su uso en Egipto.
  • Hay varias oficinas de autenticación en diferentes lugares de Egipto.

Si estudié en los Estados Unidos y deseo autenticar mis credenciales académicas para usarlas en Egipto, ¿qué hago?

La Oficina de la ACS no puede autenticar registros escolares, certificados educativos, títulos o expedientes académicos de EE. UU. Dichos documentos deben ser autenticados por una embajada o consulado egipcio en los Estados Unidos y luego por el Ministerio de Relaciones Exteriores de Egipto en Egipto.

Estos documentos pueden ser acreditados por la oficina de AMIDEAST en El Cairo. El sitio web de AMIDEAST es: http://www.amideast.org/egypt

¿Cómo autentico mis documentos egipcios para usarlos en los Estados Unidos?

La Unidad ACS puede autenticar documentos egipcios (excluyendo credenciales académicas y registros escolares y certificados de experiencia) solo si los documentos son:

  • emitido en inglés por el ministerio emisor, y
  • autenticado por el Ministerio de Relaciones Exteriores de Egipto.
  • un certificado de nacimiento egipcio puede ser emitido en inglés por el Ministerio de Salud de Egipto, autenticado por el Ministerio de Relaciones Exteriores de Egipto y, finalmente, por la Oficina de la ACS.
  • un certificado de matrimonio egipcio puede ser traducido por el Ministerio de Justicia, autenticado por el Ministerio de Relaciones Exteriores de Egipto y luego por la Unidad ACS.

Alternativamente, un traductor privado puede traducir cualquier documento al inglés (excluyendo credenciales académicas y registros escolares y certificado de experiencia). El traductor debe programar una cita y presentarse en persona en la oficina de ACS para que se reconozca su firma. La Unidad ACS puede notarizar la firma de traductores privados. Para una cita: https://evisaforms.state.gov/acs/default.asp?postcode=CRO&appcode=1

Estoy viajando a Egipto, ¿me pueden dar consejos sobre la situación de seguridad y protección?

La decisión de viajar es personal y debe tomarse a la luz de las circunstancias personales y de los diversos anuncios públicos regionales y mundiales.

Siempre recomendamos a los ciudadanos que visiten el sitio web del Departamento de Estado en: www.travel.state.gov para leer información general sobre viajes a Egipto, seguridad y precauciones. El Departamento de Estado emite una Hoja de Información Consular para cada país del mundo. La hoja de información consular proporciona al ciudadano estadounidense información útil sobre el país en lo que respecta a los requisitos de visa de entrada, moneda utilizada, instalaciones de salud, seguridad y protección, ubicación de la embajada y el consulado estadounidense, etc.

Recomendamos encarecidamente que todos los ciudadanos estadounidenses se registren en el “Programa de inscripción para viajeros inteligentes (STEP)” del Departamento de Estado disponible a través del enlace: http://travel.state.gov/travel/tips/registration/registration_4789.html.

Vengo a Egipto para casarme con mi prometido, ¿cuáles son los requisitos?

El gobierno de Estados Unidos no impone requisitos a los ciudadanos estadounidenses que deseen casarse en Egipto. Sin embargo, el gobierno egipcio solicita a los ciudadanos estadounidenses que tengan la intención de casarse en Egipto que obtengan una declaración jurada de la Oficina de la ACS de la Embajada de los Estados Unidos en El Cairo que indique que no hay nada que impida que el ciudadano estadounidense se case en Egipto. Para obtener esta declaración jurada, el ciudadano estadounidense debe hacer una cita notarial en línea y presentarse en persona a la Oficina de la ACS.

La declaración jurada se puede completar el mismo día de la cita y cuesta $ 50.00.

Tenga en cuenta que la demanda de servicios notariales es alta y los servicios notariales generalmente no se consideran para citas de emergencia. Programe su cita notarial con anticipación y planifique el viaje y otros arreglos en consecuencia. Consulte la sección Matrimonio en Egipto del sitio web de la Embajada de los Estados Unidos en Egipto para obtener información adicional.

¿Cómo obtengo una licencia de conducir en Egipto?

A menos que el ciudadano estadounidense tenga una visa de residente egipcia, el ciudadano no puede solicitar una licencia de conducir egipcia. Entre los requisitos se encuentra una Declaración Jurada, firmada por el ciudadano y notariada por la Oficina de la ACS, que incluya su nombre, número de pasaporte y dirección en Egipto.

1. El ciudadano estadounidense debe programar una cita para un notario.

2. Haga una aparición personal.

3. Pague la suma de $ 50.00 USD o su equivalente en libras egipcias.

4. Presentar su pasaporte estadounidense actual.

Se requiere que la Declaración Jurada esté tanto en inglés como en árabe. Tenga en cuenta que las licencias de conducir internacionales # 8217 solo se emiten en el país de origen.


Ver el vídeo: Rozumět česky, s tím nemá izraelský velvyslanec problém (Enero 2022).