Información

Votación ciudadana romana



Ciudadanía romana

Si alguien se presentaba como Cayo Sempronio Rutilo en el año 118 d. C. pero no llevaba una toga, ¿podría saber si era ciudadano romano?


Un senador con su toga, un signo de ciudadanía romana.

Había cuatro clases de personas en el Imperio Romano: ciudadanos de Roma (cives), Latinos, no ciudadanos o peregrinos (peregrini) y esclavos. Los latinos disfrutaban de algunos, pero no todos, los privilegios de un civis. Los privilegios eran muchos y iban desde la oportunidad de participar en la política romana hasta ser exiliado en lugar de alimentar a las bestias en una arena por el mismo crimen. Quizás nada ilustra mejor la ventaja que los diferentes destinos de los apóstoles Pablo (un ciudadano romano) y Pedro (un peregrino judío). Cuando fue ejecutado por orden de Nerón, Pablo fue decapitado mientras que Pedro fue crucificado.

Se proporcionó prueba de ciudadanía haciendo que su nombre apareciera en la lista del censo, que se actualizaba cada cinco años durante la República. Después del año 4 d.C., se estableció una política de registro de nacimientos. Se puede obtener una copia para demostrar la edad de uno, muy parecido a los certificados de nacimiento de hoy.

Durante la República temprana, un ciudadano romano usaba dos nombres: un nombre de pila (prenombre) y un nombre de clan (no hombre). Durante la época de Sila (años 80 a. C.), el nombre de tres partes (tria nomina) donde un apellido (nombre) se añadió después de la no hombre se volvió común. Durante la última República y el Imperio hasta el 212 d. C., el nombre de tres partes era un signo de ciudadanía romana. Se convirtió en un delito en el año 24 d.C. adoptar el tria nomina si un hombre no era ciudadano, se lo trataba como una especie de falsificación.

los tri nomina no era el único signo evidente de ciudadanía. Aunque no todos los ciudadanos usaban una toga, solo un ciudadano podía usarla legalmente.

¿Quién podría ser ciudadano romano?
El mero hecho de nacer en Roma no te convertía en ciudadano romano (civis). El estado de tus padres decidió el asunto. Si tus padres eran ciudadanos, tú también lo eras, incluso si decidieron abandonarte al nacer (una práctica común con los niños no deseados, especialmente las niñas).

En muchos sentidos, un esclavo liberado disfrutaba de una relación con el antiguo amo muy parecida a la de padre e hijo. Si un ciudadano romano liberaba a un esclavo mayor de treinta años, automáticamente se convertía en ciudadano con algunas limitaciones a sus derechos para participar en la política. Sus hijos podrían ser ciudadanos con plenos derechos si fueran concebidos en un matrimonio legalmente reconocido. Si era liberado cuando era menor de treinta años, eran necesarias condiciones especiales o pasos adicionales para obtener la ciudadanía.

La adopción por un ciudadano romano confería todos los derechos de un niño nacido en un matrimonio romano legalmente reconocido, pero solo si el adoptado ya era ciudadano. En la novela de Lew Wallace, Ben Hur: Una historia de CristoQuintus Arrius, el almirante romano, primero habría tenido que organizar la manumisión (liberación) de Judah ben Hur por parte de un ciudadano romano (él mismo u otro), lo que le daría a Judá su ciudadanía. Entonces Quinto podría adoptar y darle a Judá su propio nombre. Si Judá hubiera sido un hombre libre, Arrias no podría haberlo adoptado porque aún no era ciudadano.

En el siglo I a.C., los habitantes libres de Roma e Italia eran ciudadanos romanos. En varios lugares del Imperio, los legionarios retirados recibieron tierras en las provincias, estableciendo ciudades coloniales (coloniae). Filipos en Grecia es un ejemplo. Dado que la ciudadanía romana era un requisito para servir en una legión, los residentes de una Colonia eran en su mayoría ciudadanos romanos. Residentes de algunas otras ciudades (municipia) recibieron la ciudadanía por concesión especial del emperador.

El emperador podía conceder la ciudadanía en casos especiales. Esto podría implicar el soborno de alguien en la corte que haría la solicitud, pero esta "venta" de ciudadanía no se informó que fuera común excepto durante el gobierno de Claudio. Un caso documentado en ese período de tiempo es el tribuno que le dijo al apóstol Pablo que había pagado mucho dinero para convertirse en ciudadano.

Ser hijo de un ciudadano romano no era necesariamente suficiente para convertirte en uno. Tus padres tenían que tener un matrimonio de derecho romano (iustae nuptiae o iustum matrimonium) donde ambos padres poseían conubio, el derecho a contraer matrimonio legalmente reconocido. Todos los ciudadanos romanos tenían eso, y algunos otros tenían ese derecho. Una excepción fue el hijo de una madre ciudadana engendrada por un esclavo o un padre desconocido. En ese caso, el niño era ciudadano romano. Era muy común que un niño con un padre ciudadano romano no fuera ciudadano. Los ciudadanos a menudo engendraban hijos con sus esclavos, y tener una madre esclava convertía al niño en esclavo. Un padre podría convertir a un hijo varón en ciudadano liberándolo y adoptándolo. El derecho romano no disponía de ninguna disposición para convertir en ciudadana a una hija ilegítima.

Una forma segura (aunque no fácil) de que un peregrino se convirtiera en ciudadano era alistarse en el ejército romano. Los auxiliares (auxiliar) eran unidades de infantería de no ciudadanos que se organizaban como las legiones. Después de cumplir un alistamiento de 25 años, al soldado auxiliar que se retiraba se le concedió la ciudadanía romana. El servicio durante 26 años en la marina romana también le valió la ciudadanía. Además de recibir la ciudadanía ellos mismos, sus hijos nacidos mientras estaban en servicio (cuando un matrimonio oficial estaba prohibido) también se convirtieron en ciudadanos.

Durante el último Imperio, a casi todas las personas libres se les concedió la ciudadanía mediante un decreto de Caracalla.

Donde vives y que eres
Era común que un ciudadano romano también fuera ciudadano del lugar donde vivía. Esa doble ciudadanía tenía un precio. Se podría requerir que una persona cumpla con los deberes cívicos de uno o ambos. El apóstol Pablo es un ejemplo, siendo judío de la tribu de Benjamín y ciudadano de Roma.

Residir en una ubicación, sin importar cuánto tiempo, solo lo convirtió en residente permanente (incola). Estas personas tenían que obedecer las leyes tanto de su lugar de residencia como de su ciudad o país de ciudadanía.

Aldrete, Gregory S. La vida cotidiana en la ciudad romana: Roma, Pompeya y Ostia. Westport, CT: Greenwood Press, 2004.

Crook, J. A. Ley y vida de Roma, 90 a.C. ―A.D. 212. Ithaca, Nueva York: Cornell University Press, 1967.

La imagen del senador romano es del Museo de Arte Walters, Baltimore, MD.


Tu guía de la República romana

Antes del Imperio Romano, existía la República. Philip Matyszak explica cómo surgió, cómo funcionó el Senado y por qué se derrumbó todo el imponente edificio.

Esta competición se ha cerrado

Publicado: 18 de agosto de 2020 a las 12:17 pm

P: ¿Cómo y cuándo surgió la República Romana?

A: En realidad, la República Romana atravesó una serie de fases, a las que los historiadores suelen referirse como República temprana, media y tardía. La República temprana comenzó en 509 a. C., cuando un grupo de aristócratas romanos se unió y derrocó al último rey de Roma: Lucius Tarquinius Superbus (Tarquino el Orgulloso). Estos aristócratas necesitaban el apoyo del pueblo para mantener esta nueva República, por lo que terminaste con un contraste bastante extraño de una república democrática dirigida por aristócratas. Básicamente, esto marcó la pauta para la República Romana a partir de entonces.

Es difícil saber qué leyendas romanas de la República temprana se basan en realidad y cuáles son esencialmente historias de autoengrandecimiento inventadas por los romanos para convencerse a sí mismos de su propia historia más adelante. Pero cuando llegamos a mediados de la República, que es básicamente la época de las Guerras Púnicas [un trío de guerras libradas entre Roma y Cartago entre el 264 a. C. y el 146 a. C.], comenzamos a obtener lo que podríamos llamar una historia verificable. Y, por supuesto, en algunas partes de la República tardía, gracias a personas como Cicerón, podemos seguir casi todos los días los acontecimientos. Esto significa que tenemos una idea clara de cómo funcionaba la República y cuáles eran sus funciones constitucionales.

P: ¿Cómo se estructuró la República?

A: Bueno, tenía el Senado, en teoría no un cuerpo legislativo, sino puramente consultivo, que en realidad dirigía el espectáculo y estaba compuesto por hombres de la clase aristocrática (patricia). Y también hubo muchos foros democráticos que, a medida que la República evolucionó, perdieron sentido. Los cargos más altos de gobierno los ocupaban dos cónsules que fueron elegidos en el Senado, y fue el Senado quien aprobó las leyes.

Pero la República temprana experimentó enormes problemas de lucha social, conocidos como el Conflicto de las Órdenes, y una lucha política mientras los romanos "ordinarios" (plebeyos) luchaban con los patricios por la igualdad política. La reconciliación de los objetivos duales de estos dos sectores de la sociedad romana es probablemente la característica definitoria de la República temprana.

P: ¿Cuál era la diferencia entre plebeyos y patricios?

A: Los patricios eran, si se quiere, la clase aristocrática original de Roma y tenían ciertos rangos en la aristocracia romana que estaban reservados solo para ellos. Se casaron mediante ritos religiosos particulares, que estaban separados de los de la población en general, y tendían a representar a las familias más importantes de Roma.

Sin embargo, esto solo es realmente cierto en los primeros tiempos de la República. En la última República, los plebeyos comenzaron a ganar más derechos.

P: ¿Cómo funcionaba el Senado?

A: Los romanos tenían algo que llamaban Cursus Honorum, que significa "curso de honor"; esto significaba que empezaste desde abajo como cuestor, el miembro más joven del Senado.

El papel de un cuestor solía ser cuidar de los asuntos financieros de un general romano en el campo, supervisar la tesorería o algún tipo de papel administrativo en asuntos financieros. Después de esto, podrías subir un poco la escalera, dependiendo de si fueras un plebeo o un patricio. El siguiente paso fue convertirse en edil: estas eran las personas que organizaron los Juegos Romanos, cuidaron los edificios públicos y la regulación de cosas como restaurantes, tabernas y burdeles. En el siglo V a.C., se habían introducido los roles de los tribuni plebis (tribunos de los plebeyos), su trabajo era esencialmente representar y proteger a la clase plebeya: fue el primer cargo político abierto a los plebeyos.

Otros roles incluían a los pretores, cuyo trabajo era en parte legal; un pretor urbano, por ejemplo, habría estado a cargo de mantener la ley y el orden en la ciudad. Los pretores también podían hacerse cargo de los asuntos militares si un cónsul estaba combatiendo, lo que a menudo ocurría. Y luego llegamos a los cónsules mismos y este era, por supuesto, el rango al que aspiraba todo patricio romano.

Los cónsules eran, en general, líderes de guerra en los que entraba un cónsul, resultaba elegido, resolvía los asuntos legislativos en sus primeros meses y luego sacaba a su ejército y trataba de conquistar a alguien. Cada año se elegían dos cónsules y cada uno podía vetar al otro; la regla del gobierno romano era que si la gente no podía seguir adelante, no podía pasar nada en absoluto.

Luego, cada cinco años, se eligieron dos censores. Este era un trabajo que normalmente se le daba a un político mayor y experimentado que había pasado por el molino. Su trabajo consistía en primer lugar, como su nombre indica, en llevar un recuento del número de ciudadanos romanos. Pero en segundo lugar, también estaba a cargo de la moral del estado.

Era trabajo del censor, por ejemplo, expulsar a los senadores que mostraran una conducta "impropia". Catón el Viejo, quien fue elegido para la censura en 184 a. C., echó a un hombre por besar a su esposa frente a su hija. Ese es quizás un ejemplo bastante extremo, pero es al tratar de evitar este tipo de comportamiento lascivo que obtenemos la palabra moderna censura. Los censores también supervisaron aspectos del financiamiento estatal, incluidos los principales contratos.

Del idealismo a la dictadura

Cinco fechas clave en los cinco siglos y medio desde el último rey hasta el primer emperador ...

Lucius Tarquinius Superbus, el séptimo y último rey de Roma, es derrocado en un levantamiento liderado por su propio sobrino, Lucius Junius Brutus. El rey se exilia y se establece una república, con Bruto como uno de sus primeros cónsules.

Una lucha entre los patricios (clase dominante) y los plebeyos (gente "común") resulta en la introducción de la Ley de las Doce Tablas, diseñada para proteger los derechos legales, sociales y civiles de los ciudadanos romanos.

Una serie de tres conflictos, conocidos como Guerras Púnicas, se libran entre la República Romana y el Imperio Cartaginés (Púnico). La Tercera Guerra Púnica (que se libró entre el 149 y el 146 a. C.) vio a Cartago derrotada, la ciudad destruida y su territorio, unas 5.000 millas cuadradas, se convirtió en una provincia romana con el nombre de África Proconsularis.

Se aprueba la Lex Licinia Mucia, una ley que ordena la "investigación" de los aliados latinos e italianos en las listas de ciudadanos de Roma, y ​​permite el enjuiciamiento de cualquiera que afirme falsamente la ciudadanía romana. La ley se considera una de las principales causas de la devastadora Guerra Social del 91 al 88 a. C.

El dictador romano Julio César es asesinado en el Teatro de Pompeyo, en un intento de más de 60 romanos de alto rango para restaurar el poder del Senado. Su muerte desencadena una serie de guerras civiles que eventualmente harán que el sobrino nieto de César, Octavio, se convierta en Augusto, el primer emperador de Roma.

P: ¿Cómo afectaron las acciones del Senado al ciudadano romano medio?

A: El derecho romano es el edificio sobre el que se ha construido la mayor parte del derecho europeo, y se basó en un conjunto de leyes muy antiguo conocido como Las Doce Tablas. Estos fueron 12 estatutos que formaron la base de las leyes acumuladas a lo largo de los años.

A pesar de su reputación sangrienta, la sociedad romana era en cierto modo muy civilizada, especialmente en la ciudad de Roma. Había una regla, por ejemplo, que decía que un carnicero no debía alejarse más de tres pasos de su puesto mientras sostenía un cuchillo. Y un actor podría demandar a su audiencia por herir sus sentimientos mientras abuchea. Así que los plebeyos realmente tenían una gran protección legal.

El problema era que Roma tenía lo que podríamos llamar una sociedad fuerte y un estado débil. El filósofo escita Anacharsis lo resumió muy bien cuando dijo: "Las leyes son telarañas, que atrapan a las moscas pequeñas, pero no a las grandes". Entonces, las leyes romanas eran buenas para contener a los ciudadanos romanos comunes, pero los ricos y poderosos podían pasarlas como si no existieran.

P: ¿Cómo encajaban las mujeres en la República Romana?

A: Cuando analizamos el papel de la mujer, hay dos cosas a tener en cuenta. La primera es que Roma era una sociedad intensamente patriarcal y militarista. La otra, es que es evidente por lo que sabemos de la historia romana, que las mujeres compraron en este casi al 100 por ciento, simplemente no había un movimiento feminista en Roma. Las esposas romanas estaban destinadas a ser virtuosas, obedientes y producir la próxima generación de romanos.

Aunque hay algunos indicios de que no todas las mujeres romanas encajaban tan perfectamente en esa imagen (Hortensia, hija del orador romano del siglo I a.C. Quinto Hortensio, ella misma se ganó la reputación de oradora hábil), las mujeres generalmente tenían un papel muy limitado en la vida pública. y no pudo ocupar ningún cargo oficial de responsabilidad política. Sin embargo, la vida de las mujeres de la clase trabajadora en la República era completamente diferente a la de la mujer aristocrática que conocemos, y las mujeres de la clase baja habrían trabajado para ganarse la vida.

P: ¿Por qué la República finalmente fracasó y terminó?

A: Si pudiera darle una respuesta definitiva sobre por qué fracasó la República Romana, probablemente podría ingresar a una cátedra titular mañana; hay tantas diferencias de opinión. Pero puedo compartir mi propia teoría.

Los Comitia Centuriata, una de las cuatro asambleas populares separadas, que se sentaron debajo del Senado, se reunieron anualmente para elegir a los cónsules y pretores para el próximo año. En los primeros años de la República, se trataba de una asamblea militar, en la que el ejército romano votaba por los cónsules, esencialmente eligiendo a su líder de guerra para ese año. Dado que el cónsul sería la persona que dirigiera a los ejércitos a la batalla, es bastante razonable en una república democrática que el ejército lo elija a él.

Pero en la República posterior, comenzamos a ver una desconexión entre los cónsules y el ejército, porque para ese momento, habían comenzado a luchar en lugares como Siria, España y el norte de África, lo que significa que la soldadesca campesina no pudo regresar a Roma para votar. Esto significaba que eran los ciudadanos romanos los que votaban por lo que iba a hacer el ejército y quién lo comandaría.

Básicamente, era el ejército romano el que tenía más poder en Roma, por lo que políticos como Sila y Julio César no tardaron en intentar ganarse el ejército, ofreciéndole una alternativa a lo que otros políticos querían que hiciera. Y el resultado de esto es el Imperio Romano, que fue básicamente una dictadura militar.

P: ¿Qué tan democrática fue la República?

A: Una vez más, esto se debate ferozmente. Algunas personas argumentan que fue extremadamente democrático, otros señalan que las instituciones democráticas de la República Romana habían sido capturadas por la aristocracia, y el resultado es que no era muy democrática en absoluto.

En este podcast, Asa Bennett explora las lecciones que los políticos del siglo XXI podrían aprender de sus antepasados ​​romanos:

P: ¿Cómo funcionó la ciudadanía romana?

A: La ciudadanía fue una gran innovación de los romanos. Los atenienses creían que para ser ateniense, tenías que nacer ateniense; no podías convertirte en ateniense más de lo que un gato puede convertirse en perro. Los romanos, sin embargo, trabajaron con el principio opuesto.

Muy a menudo, después de conquistar una ciudad, reunían a los lugareños en las ruinas humeantes de sus hogares y les decían: "Felicitaciones y bienvenidos a Roma, conciudadanos". Entonces, los romanos no solo fueron inclusivos, sino que a veces a la fuerza inclusivo.

También se les ocurrió la interesante innovación de que uno podía ser ciudadano de su propia ciudad y al mismo tiempo ciudadano de Roma; esta no era una idea que no se le hubiera ocurrido a nadie antes. En realidad, Roma se construyó conquistando a los pueblos de Italia y más tarde de Galia y Asia Menor, haciéndolos parte de la población y convirtiéndolos en modelos de sí mismos hasta convertirse en más romanos que los propios romanos. La Guerra Social Italiana de 91-88 a. C. fue desencadenada por la negativa de Roma a conceder la ciudadanía a sus aliados italianos. Es el único caso registrado en la historia de lo opuesto a una guerra de independencia.

La República también fue implacablemente expansionista, mucho más que el Imperio Romano que le siguió. Cuando se formó la República, Roma estaba luchando contra Veyes, una ciudad etrusca tan cerca que ahora se encuentra en los suburbios de la Roma moderna. Cuando terminó la República, se extendía desde las orillas del Éufrates hasta la costa de la actual Portugal.

Este artículo se publicó originalmente en la edición de septiembre de 2020 de la revista BBC History Revealed.


Roma y América & # 8211 en comparación con el antiguo Imperio Romano

Kerby Anderson analiza las comparaciones entre la América moderna y la antigua Roma, es decir, el Imperio Romano. ¿Tienen los estadounidenses una cosmovisión más parecida a la de los antiguos romanos que la cosmovisión bíblica explicada en la Biblia? De alguna manera, sí, y de otras, no tanto.

Similitudes

El filósofo George Santayana dijo una vez: "Aquellos que no pueden recordar el pasado están condenados a repetirlo". A lo que podría agregar que quienes recuerdan la máxima de Santayana también parecen condenados a repetir la frase.

Pregúntele a alguien si ve similitudes entre Roma y Estados Unidos, y es probable que responda con un rotundo "¡Sí!" Pero también he descubierto que las personas que ven similitudes entre Roma y Estados Unidos ven similitudes diferentes. Algunos ven similitudes en nuestra decadencia moral. Otros ven similitudes en el orgullo, la arrogancia y la arrogancia. Pero todos parecen estar de acuerdo en que estamos repitiendo los errores del pasado y necesitamos cambiar nuestras costumbres.

Comencemos examinando algunas de las similitudes políticas, geográficas y demográficas.

1. Poderes dominantes: “Roma y América son los actores más poderosos de su mundo, en muchos órdenes de magnitud. Su poder incluye tanto el poderío militar como el 'poder blando' del idioma, la cultura, el comercio, la tecnología y las ideas ".

2. Aproximadamente igual en tamaño: "Roma y América son comparables en tamaño físico; el Imperio Romano y su lago mediterráneo cabrían dentro de los tres millones de millas cuadradas de los Estados del Bajo Cuarenta y ocho, aunque sin mucho de sobra".

3. Influencia global: "Tanto Roma como Estados Unidos crearon estructuras globales —administrativas, económicas, militares, culturales— que el resto del mundo y sus propios ciudadanos llegaron a dar por sentado, ya que la gravedad y la fotosíntesis se dan por sentado".

4. Sociedad abierta: "Ambas son sociedades compuestas por muchos pueblos, abiertas a los recién llegados, dispuestos a absorber los genes, estilos de vida y dioses de todos los demás, y otorgar la ciudadanía a las tribus entrantes de todos los rincones de la tierra".

5. Culturalmente similar: “Los romanos y los estadounidenses no se cansan de las leyes, los abogados y las demandas. . . . Disfrutan de la humillación ritual de figuras públicas: los estadounidenses a través de la comedia y la sátira, la radio y la televisión de la corte, los romanos a través de la sátira viciosa, sin duda, pero también, durante la república, por medio de la nota de censura, la difusión pública, nombre por nombre, de todo aquello de lo que los grandes hombres de la época deberían avergonzarse ".

6. Personas elegidas: "Ambos se ven a sí mismos como personas elegidas, y ambos ven su carácter nacional como excepcional".

Si bien existen muchas similitudes, también existen profundas diferencias entre Roma y América. Antes de ver los seis grandes paralelos de los que habla Murphy, debemos recordarnos que hay muchas diferencias distintas entre Roma y Estados Unidos.

Diferencias

No es de extrañar que personas de diferentes perspectivas políticas y religiosas vean similitudes entre Roma y Estados Unidos. Mientras que algunos ven similitudes en el deterioro moral, otros lo ven en el poder militar o la corrupción política. Aunque existen muchas similitudes entre Roma y América, existen algunas diferencias notables.

Cullen Murphy señala estas diferencias significativas.

1. Avance tecnológico: "Roma en toda su larga historia nunca abandonó la Edad del Hierro, mientras que Estados Unidos en su corta historia ya ha pasado de la Era Industrial a la Era de la Información y la Era de la Biotecnología".

2. Abundancia: “Por muy rica que fuera, Roma vivía cerca del límite de muchas regiones que estaban a un período de sequía de la hambruna. Estados Unidos disfruta de una economía de abundancia, siempre harto debe tener cuidado con las enfermedades de la indulgencia ".

3. Esclavitud: "Roma siempre fue una entidad política esclavista con el profundo retraso moral y social que esto implica que Estados Unidos comenzó como una entidad política esclavista y dejó de lado la esclavitud".

4. Gobierno: "Roma surgió de una ciudad-estado y tardó siglos en dejar de lado el método de gobernanza de una ciudad-estado. Estados Unidos desde el principio comenzó a administrarse como una potencia continental".

5. Clases sociales: "Roma no tenía clase media como entendemos el término, mientras que para Estados Unidos la clase media es el hecho social central".

6. Democracia: "Roma tenía una aristocracia poderosa pero pequeña e ideas arraigadas sobre el orden jerárquico social, incluso en su forma más democrática, Roma no era ni remotamente tan democrática como Estados Unidos en su forma menos democrática, bajo un monarca británico".

7. Emprendimiento: "Los romanos despreciaron el espíritu empresarial, que los estadounidenses tienen en la más alta estima".

8. Dinamismo económico: "Roma era económicamente estática. Estados Unidos es económicamente transformador".

9. Desarrollo tecnológico: "A pesar de todas sus habilidades de ingeniería, Roma generó pocas ideas originales en ciencia y tecnología. Estados Unidos es un invernadero de innovación y creatividad".

10. Igualdad social: "En asuntos básicos como los roles de género y la igualdad de todas las personas, los romanos y los estadounidenses se miran con incredulidad y disgusto".

Si bien es cierto que Roma y Estados Unidos tienen una gran cantidad de similitudes, también podemos ver que hay diferencias significativas entre los dos. Por lo tanto, necesitamos una visión matizada de los paralelismos entre las dos civilizaciones y reconocer que estas diferencias pueden ser una clave importante para comprender el futuro de Estados Unidos.

Seis paralelos

Murphy ve muchos paralelos entre el Imperio Romano y América además de los anteriores. Los siguientes son paralelos más grandes y extensos.

El primer paralelo es la perspectiva. En realidad, se trata de "la forma en que los estadounidenses ven a Estados Unidos y más concretamente, la forma en que el pequeño subconjunto de élite de estadounidenses que vive en la capital de la nación ve a Estados Unidos y ve al propio Washington".

Al igual que los romanos, los estadounidenses tienden a verse a sí mismos como más importantes de lo que son. Suelen tener un sentido exagerado de su propia presencia en el mundo y su capacidad para actuar solos.

Un segundo paralelo tiene que ver con el poder militar. Aunque existen diferencias, destacan algunas similitudes. Tanto Roma como Estados Unidos comenzaron a quedarse sin gente para sostener a sus ejércitos y comenzaron a encontrar reclutas a través de fuentes externas. Ésta no es una buena solución a largo plazo.

Un tercer paralelo puede agruparse bajo el término privatización. "Roma tuvo problemas para mantener una distinción entre responsabilidades públicas y privadas". Estados Unidos se encuentra actualmente en medio de la privatización de funciones que solían ser tareas públicas.

Un cuarto paralelo se refiere a la forma en que Roma y Estados Unidos ven el mundo exterior. En cierto sentido, esto es simplemente la otra cara del primer paralelo. Si cree que su país es excepcional, tiende a devaluar a los demás. Y lo que es más importante, tiende a subestimar las capacidades de otra nación. Roma aprendió esto en el año 9 d.C. cuando tres legiones fueron emboscadas por una fuerza alemana más pequeña y aniquiladas. Las repercusiones fueron significativas.

La cuestión de las fronteras es un quinto paralelo. El límite de Roma "era menos una valla y más un umbral, no tanto una línea firme fortificada con carteles de 'Mantenerse fuera' como una zona permeable de interacción continua". Compare esa descripción con nuestra frontera con México, y así podrá ver muchas similitudes.

Un último paralelo tiene que ver con el tamaño y la complejidad. El Imperio Romano se hizo demasiado grande físicamente y demasiado complejo para administrarlo con eficacia. Cuanto más grande es un país o una civilización, más "toca y más susceptible es a fuerzas que escapan a su control". Para usar una frase de Murphy: "La burocracia es la nueva geografía".

Cullen Murphy concluye su libro pidiendo una mayor participación ciudadana y promoviendo un sentido de comunidad y obligación mutua. El historiador romano Livio escribió: "Un imperio sigue siendo poderoso mientras sus súbditos se regocijen en él". Estados Unidos no está más allá de la reparación, pero necesita aprender las lecciones del Imperio Romano.

Decadencia de la familia

¿Qué pasa con el declive moral de Roma? ¿Vemos paralelos en Estados Unidos? Me he referido a esto en artículos anteriores como "El declive de una nación" y "Cuando mueren las naciones". Centrémonos en el área de la sexualidad, el matrimonio y la familia.

En su libro de 1934, Sexo y cultura, El antropólogo británico Joseph Daniel Unwin relató el declive histórico de numerosas culturas, incluido el Imperio Romano. Descubrió que las culturas que se aferraban a una fuerte ética sexual prosperaron y eran más productivas que las culturas que eran "sexualmente libres".

En su libro Nuestra danza se ha convertido en muerte, Carl Wilson identifica el patrón común de decadencia familiar en civilizaciones como el Imperio Romano. Es significativo cómo estas siete etapas son paralelas a lo que está sucediendo en Estados Unidos.

En la primera etapa, los hombres dejaron de dirigir a sus familias en la adoración. El desarrollo espiritual y moral pasó a ser secundario. Su visión de Dios se volvió naturalista, matemática y mecánica.

En la segunda etapa, los hombres descuidaron egoístamente el cuidado de sus esposas e hijos para perseguir la riqueza material, el poder político y militar y el desarrollo cultural. Los valores materiales comenzaron a dominar el pensamiento.

La tercera etapa implicó un cambio en los valores sexuales de los hombres. Los hombres que estaban preocupados por los negocios o la guerra descuidaron sexualmente a sus esposas o se involucraron con mujeres de clase baja o con la homosexualidad. Finalmente, se desarrolló un doble estándar de moralidad.

La cuarta etapa afectó a las mujeres. El papel de la mujer en el hogar y con los hijos perdió valor y estatus. Las mujeres fueron desatendidas y sus roles devaluados. Pronto se rebelaron para obtener acceso a la riqueza material y también a la libertad de tener relaciones sexuales fuera del matrimonio. Las mujeres también comenzaron a minimizar las relaciones sexuales para concebir hijos, y el énfasis se convirtió en el sexo por placer.

En la quinta etapa, los esposos y las esposas competían entre sí por el dinero, el liderazgo del hogar y el afecto de sus hijos. Esto resultó en hostilidad y frustración y posible homosexualidad en los niños. Muchos matrimonios terminaron en separación y divorcio.

En la sexta etapa, el individualismo egoísta creció y se trasladó a la sociedad, fragmentándola en lealtades de grupo cada vez más pequeñas. La nación quedó así debilitada por el conflicto interno. La disminución de la tasa de natalidad produjo una población de mayor edad que tenía menos capacidad para defenderse y menos voluntad para hacerlo, haciendo a la nación más vulnerable a sus enemigos.

Finalmente, la incredulidad en Dios se hizo más completa, la autoridad de los padres disminuyó y los principios éticos y morales desaparecieron, afectando la economía y el gobierno. Debido a la fragmentación y debilidad internas, la sociedad se vino abajo.

Podemos ver cómo estas etapas se desarrollan en el declive del Imperio Romano. Pero también podemos verlos sucediendo ante nuestros ojos en Estados Unidos.

Decadencia espiritual

¿Qué pasa con el declive espiritual en Roma y América? De hecho, podemos leer sobre el declive espiritual en Roma en la carta de Pablo a la iglesia en Roma. En el capítulo inicial, traza una progresión de declive espiritual que fue evidente en el mundo helenístico de su tiempo.

La primera etapa es cuando la gente se vuelve de Dios a la idolatría. Aunque Dios se ha revelado en la naturaleza a todos los hombres para que no tengan excusa, ellos adoran a la creación en lugar del Creador. Eso es idolatría. En el pasado, esto tomó la forma de una verdadera adoración de ídolos. En nuestros días, toma la forma de adoración al dinero o adoración a uno mismo. En cualquier caso, es idolatría. Otro ejemplo de esto es la falta general de agradecimiento. Aunque fueron prosperados por Dios, fueron ingratos. Y cuando ya no buscan a Dios en busca de sabiduría y guía, se vuelven vanos, inútiles y vacíos en su imaginación. Ya no honran a Dios, por lo que sus necios corazones se oscurecen. Al profesar ser sabios, se han vuelto necios.

La segunda etapa es cuando hombres y mujeres intercambian su uso natural del sexo por usos no naturales. Aquí Pablo dice esas cuatro palabras aleccionadoras: "Dios los entregó". En una sociedad donde dominan la sensualidad impulsada por la lujuria y la perversión sexual, Dios los entrega a sus pasiones degradantes y deseos antinaturales.

La tercera etapa es la anarquía. Una vez que una sociedad ha rechazado la revelación de Dios, se queda sola. La anarquía moral y social es el resultado natural. En este punto, Dios ha entregado a los pecadores a una mente depravada y ellos hacen cosas que no son apropiadas. Esto da como resultado una sociedad sin comprensión, indigna de confianza, sin amor y sin piedad.

La etapa final es el juicio. God’s judgment rightly falls upon those who practice idolatry and immorality. Certainly an eternal judgment awaits those who are guilty, but a social judgment occurs when God gives a nation over to its sinful practices.

Notice that this progression is not unique to the Hellenistic world the apostle Paul was living in. The progression from idolatry to sexual perversion to anarchy to judgment is found throughout history.

In the times of Noah and Lot, there was the idolatry of greed, there was sexual perversion and promiscuity, there was anarchy and violence, and finally there was judgment. Throughout the history of the nation of Israel there was idolatry, sexual perversion, anarchy (in which each person did what was right in his own eyes), and finally judgment.

Are there parallels between Rome and America? I have quoted from secular authors, Christian authors, and a writer of much of the New Testament. All seem to point to parallels between Rome and America.

1. Cullen Murphy, ¿Somos Roma? The Fall of an Empire and the Fate of America (New York: Houghton Mifflin, 2007).
2. Ibid., 14-15.
3. Ibid., 16-17.
4. Ibid., 18-20.
5. Ibid., 122.
6. Ibid., 135.
7. Kerby Anderson, “The Decline of a Nation,” Probe Ministries, 1991, and “When Nations Die,” 2002 both available on Probe’s Web site, www.probe.org.
8. J.D. Unwin, Sex and Culture (London: Oxford University, 1934).
9. Carl Wilson, Our Dance Has Turned to Death (Carol Stream, IL: Tyndale, 1981), 84-85.

Artículos Relacionados

I just wanted to let you know I found it offensive how you describe satanism, buddhism, witchcraft or other religions as a "problem." The real problem in this world are&hellip

Here are some other sites that we suggest are worth checking out.Worldview Academy Worldview Academy is a non-denominational ministry committed to training students and parents to think and live&hellip

September 2, 2011 God works in miraculous ways to get His Word to believers who need it. I thought I might share a story I read years ago in a&hellip

Sue Bohlin provides us a succinct Christian perspective on human sexuality. She points out that God created sex and has a purpose for it defined within the context of marriage.&hellip

What is the meaning behind Jesus being crucified outside Jerusalem? There is an interesting passage in Hebrews 13:10-14 which speaks of Jesus suffering "outside the gate" of Jerusalem. Since this&hellip

Sue Bohlin helps us look at work from a biblical perspective. If we apply a Christian worldview to our concept of work, it takes on greater significance within the kingdom&hellip

Kerby Anderson

Kerby Anderson is president of Probe Ministries International. He holds masters degrees from Yale University (science) and from Georgetown University (government). He is the author of several books, including Christian Ethics in Plain Language, Genetic Engineering, Origin Science, Signs of Warning, Signs of Hope y Making the Most of Your Money in Tough Times. His new series with Harvest House Publishers includes: A Biblical Point of View on Islam, A Biblical Point of View on Homosexuality, A Biblical Point of View on Intelligent Design y A Biblical Point of View on Spiritual Warfare. He is the host of "Point of View" (USA Radio Network) heard on 360 radio outlets nationwide as well as on the Internet (www.pointofview.net) and shortwave. He is also a regular guest on "Prime Time America" (Moody Broadcasting Network) and "Fire Away" (American Family Radio). He produces a daily syndicated radio commentary and writes editorials that have appeared in papers such as the Dallas Morning News, los Miami Herald, los San Jose Mercury, y el Houston Post.

What is Probe?

Probe Ministries is a non-profit ministry whose mission is to assist the church in renewing the minds of believers with a Christian worldview and to equip the church to engage the world for Christ. Probe fulfills this mission through our Mind Games conferences for youth and adults, our 3-minute daily radio program, and our extensive Web site at www.probe.org.

Further information about Probe's materials and ministry may be obtained by contacting us at:


Roman Citizen Voting - History

"Remember, Roman, to guide the nations with authority. Let these be your arts: impose the laws of peace, And spare the humbled and lay low the proud." -Vergil

Citizenship was extremely important in Rome's attempt to preserve her unity. When Rome conquered a city they would offer it alliance and would write up various terms of the treaty.

When Rome conquered a city the defeated people would fall into one of four classes. Citizens, Municipia, Latin Allies, and Italian Allies. Other areas maintained their domestic independence but Rome dictated their foreign policies.

Citizens had full rights and full privileges.

Municipia received Roman citizenship without the right to vote. They were allowed a local self-government and the rights of trade. They also served in the army and paid taxes.

Latin Allies had no citizenship but were allowed the rights of trade, they also equipped Rome with foreign legions and were self-governed.

Italian Allies were Roman protectorates. They sent troop levies to Rome, and they shared in the spoils of war.

Advantages and Disadvantages For the Italian Tribes

There were many advantages for the Italians being under the protection of Rome even though they had lost their independence:

a) The Pax Romana (Roman peace),

b) Protection from many foreigners and multiple tribal wars ceasing,

c) Partial freedom and the possibility of full citizenship,

e) The use of Rome's architecture: (bridges, aqueducts, roads, etc.)

f) Sharing in the glory of Rome

b) Required military service

d) The eventual loss of any former identity, culture or language

Gradually the Latin language and the Roman way of life permeated the entire Italian Peninsula and Rome was becoming quickly unified as they had hoped. (see Rome's Methods of Domination)


Who was Augustus? Augustus (also known as Octavian) was the first emperor of ancient Rome. Augustus came to power after the assassination of Julius Caesar in 44 BCE. In 27 BCE Augustus “restored” the republic of Rome, though he himself retained all real power as the princeps, or “first citizen,” of Rome.

Citizenship in ancient Rome (Latin: civitas) was a privileged political and legal status afforded to free individuals with respect to laws, property, and governance. Such citizens could not vote or be elected in Roman elections. Freedmen were former slaves who had gained their freedom.


The Conflict of the Orders Ends (367-287 BCE)

In the decades following the passage of the Licinio-Sextian law, further legislation was enacted that granted political equality to the plebeians. Nonetheless, it remained difficult for a plebeian from an unknown family to enter the Senate. In fact, the very presence of a long-standing nobility, and the Roman population’s deep respect for it, made it very difficult for individuals from unknown families to be elected to high office. Additionally, elections could be expensive, neither senators nor magistrates were paid for their services, and the Senate usually did not reimburse magistrates for expenses incurred during their official duties, providing many barriers to the entry of high political office by the non-affluent.

Ultimately, a new patricio-plebeian aristocracy emerged and replaced the old patrician nobility. Whereas the old patrician nobility existed simply on the basis of being able to run for office, the new aristocracy existed on the basis of affluence. Although a small number of plebeians had achieved the same standing as the patrician families of the past, new plebeian aristocrats were less interested in the plight of the average plebeian than were the old patrician aristocrats. For a time, the plebeian plight was mitigated, due higher employment, income, and patriotism that was wrought by a series of wars in which Rome was engaged these things eliminated the threat of plebeian unrest. But by 287 BCE, the economic conditions of the plebeians deteriorated as a result of widespread indebtedness, and the plebeians sought relief. Roman senators, most of whom were also creditors, refused to give in to the plebeians’ demands, resulting in the first plebeian secession to Janiculum Hill.

In order to end the plebeian secession, a dictator, Quintus Hortensius, was appointed. Hortensius, who was himself a plebeian, passed a law known as the “Hortensian Law.” This law ended the requirement that an auctoritas patrum be passed before a bill could be considered by either the plebeian council or the tribal assembly, thus removing the final patrician senatorial check on the plebeian council. The requirement was not changed, however, in the centuriate assembly. This provided a loophole through which the patrician senate could still deter plebeian legislative influence.


1 respuesta 1

Not only were they not mutually exclusive, but the Centuriate Assembly and Tribal Assembly had precisely the same members (all adult male Roman citizens), just organized into groups differently (the 35 tribes vs the 193 centuries, to give their eventual counts), with one vote to each tribe or to each century. These included both patricians and plebeians, so the Plebeian Council was a subset.

The Curiate Assembly fell into disuse early and featured yet another way of assembling citizens. In this assembly, all citizens could attend, but only patricians could vote, and each of the 30 patrician families (curiae) got one vote.

There's a cute story that makes it clear that the Centuriate and Tribal Assemblies were all the same people. On 31 December 45 BC (incidentally the first 31 December in history since in previous years December had had only 29 days), while the people were on the Campus Martius organized by tribes to elect the quaestors for 44 BC (the consuls for 44 BC had been elected by the Centuriate Assembly some time previously. usually it would have been during the preceding summer, but 45 BC was not a usual year, so I don't know exactly when), word came that one of the consuls, Quintus Fabius Maximus, whose term would have ended that night, had died. Seeing the opportunity to reward a loyal follower, Julius Caesar had the people reassemble into centuries to elect Gaius Caninius Rebilus as suffect consul to serve out Fabius's term. Cicero comments ". in the consulship of Caninius no one breakfasted. However, while he was consul there was no harm done, for he was so astonishingly vigilant that throughout his consulship he never once closed his eyes".


Ancient Rome

The senate was a major political body throughout the history of Ancient Rome. It was typically made up of important and wealthy men from powerful families.

Was the Roman senate powerful?

The role of the senate changed over time. In the early ages of Rome, the senate was there to advise the king. During the Roman Republic the senate became more powerful. Although the senate could only make "decrees" and not laws, its decrees were generally obeyed. The senate also controlled the spending of the state money, making it very powerful. Later, during the Roman Empire, the senate had less power and the real power was held by the emperor.


A Roman Senate Meeting by Cesare Maccari

Who could become a senator?

Unlike senators of the United States, senators of Rome were not elected, they were appointed. Through much of the Roman Republic, an elected official called the censor appointed new senators. Later, the emperor controlled who could become senator.

In the early history of Rome, only men from the patrician class could become senators. Later, men from the common class, or plebeians, could also become a senator. Senators were men who had previously been an elected official (called a magistrate).

During the rule of Emperor Augustus, senators were required to have over 1 million sesterces in wealth. If they came into misfortune and lost their wealth, they were expected to resign.

How many senators were there?

Throughout most of the Roman Republic there were 300 senators. This number was increased to 600 and then 900 under Julius Caesar.

Requirements of a Senator

Senators were required to be of high moral character. They needed to be wealthy because they were not paid for their jobs and were expected to spend their wealth on helping the Roman state. They were also not allowed to be bankers, participate in foreign trade, or have committed a crime.

Did senators have any special privileges?

Although senators didn't get paid, it was still considered a lifelong goal of many Romans to become a member of the senate. With membership came great prestige and respect throughout Rome. Only senators could wear a purple striped toga and special shoes. They also got special seating at public events and could become high ranking judges.

The senate would meet to debate current issues and then to issue decrees (advice) to the current consuls. Before issuing a decree, each senator present would speak about the subject (in order of seniority).

Once every senator had the chance to speak on an issue, a vote was taken. In some cases, the senators moved to the side of the speaker or the chamber that they supported. The side with the most senators won the vote.


Poor Roman citizens had the same rights as wealthy Roman citizens, except that they . UNA. were not allowed to vote B. were not allowed to own land C. were not allowed to join the Senate D. were confined to certain areas

The Senate of ancient Rome was a major political sphere of Roman government. Its members were wealthy and influential men from powerful families. Their role included advising the King, making decrees, having debates about state affairs and they had significant control over finances of the state.

Poor Roman citizens or ordinary men were not allowed to join the Senate because they were an elite group and its members were usually rich and had great influence. The members of the Senate were appointed rather than elected.

During the reign of Emperor Augustus, senators were expected to own at least 1 million sesterces in wealth, men without this type of money were not considered for Senate.

A Senator was expected to be wealthy because no member of Senate was paid and was expected to serve the Roman Empire with their wealth and wisdom.


Ver el vídeo: What Was The Life Of A Roman Citizen Like? Meet The Romans. Odyssey (Enero 2022).